Lo único que se ha sacado en claro de la intervención del ex ministro del Interior ante el tribunal que juzga los sucesos en Cataluña de septiembre y octubre de 2017 es que en su opinión, la actuación de la Policía y de la Guardia Civil el 1-O fue «proporcionada»  y que las autoridades políticas de la Generalitat no destinaron el suficiente número de Mossos que hubieran sido necesarios para cumplir el mandato judicial recibido según el cual debía impedirse la celebración del referéndum.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS