Política

Santamaría, un "golazo" de Cuatrecasas para dejar atrás la condena al fundador

logo
Santamaría, un "golazo" de Cuatrecasas para dejar atrás la condena al fundador

Soraya Saénz de Santamaría. EFE

Resumen:

Soraya Sáenz de Santamaría y el bufete Cuatrecasas han anunciado esta mañana la incorporación de la ex vicepresidenta del Gobierno a la firma catalana como nueva responsable de ‘Corporate Governance y Compliance’ de la firma. «Un auténtico golazo» aseguran fuentes del sector, comandado por el fundador del bufete, Emilio Cuatrecasas, y su actual presidente, Rafael Fontana, del que muchos han tenido conocimiento este mismo lunes. Cuatrecasas consigue con ello cubrir dos frentes fundamentales para la firma: el reputacional y el fichaje de nuevos clientes, especialmente multinacionales, tanto en España como en otros mercados.

Cuatrecasas se presenta como el primer bufete de España y Portugal y su memoria corporativa de 2018 -247,7 millones de euros de ingresos brutos en 2017- avala su posición de privilegio entre los grandes despachos, junto a Uría, Pérez Llorca, y Garrigues. Se trata de una firma crecida en Cataluña al calor de las grandes fortunas de la burguesía catalana y del derecho fiscal, que en los últimos años ha dado el salto a Madrid y al derecho mercantil. Un doble salto en el que fichaje de Santamaría supone un indudable refuerzo.

La ex vicepresidenta debe servir, en primer lugar, para que Cuatrecasas deje de ser visto en Madrid como un «despacho catalán», etiqueta que sigue persiguiéndolos pese a la intensa política de fichajes llevada a cabo en los últimos años. Y ayudar a pasar página del peor incidente vivido por el bufete: la condena por delito fiscal al fundador Emilio Cuatrecasas.

La condena a Emilio Cuatrecasas

En 2015, Emilio Cuatrecasas eludió la entrada en prisión gracias a un pacto con la Fiscalía por el que se declaró culpable de delito fiscal, cuando Santamaría ocupaba la vicepresidencia del Gobierno. Era la época en que Isabel Pantoja ingresó en prisión por un proceso similar, y en Cuatrecasas estalló una auténtica crisis. El bufete insignia de Barcelona, que creció con el derecho fiscal como punto fuerte y gestionaba todas las grandes fortunas catalanas no podía permitir que su fundador acabara como «la Pantoja» en prisión por evadir al fisco.

Cuatrecasas admitió haber cometido ocho delitos fiscales y la Fiscalía redujo la petición de penas inicial de más de 20 años a los dos finales, que evitaron su ingreso en prisión. Fue una auténtica prueba de estrés para el bufete, que acabó recurriendo a un abogado externo, Cristóbal Martell, para llevar el caso, pese a ser un bufete especializado en fiscalidad. Emilio Cuatrecasas fue condenado a pagar más de 1,5 millones de euros -tras devolver 4,1 millones a Hacienda- y abandonar la dirección del bufete.

Política de fichajes

Superada esta crisis, Soraya Sáenz de Santamaria completa con su entrada en Cuatrecasas la política de fichajes que ha servido a este bufete para crecer en Madrid, una oficina que ya compite con la central de Barcelona por número de trabajadores y facturación. La vicepresidenta debe servir además para mantener el crecimiento tras el despegue de Cuatrecasas en derecho mercantil, que se ha convertido en el primero por facturación del bufete, por delante del fiscal.

Para algunas fuentes del sector, es sorprendente que Santamaría haya optado por un bufete tan centrado ahora en el ámbito mercantil y no en el reputacional, en el que un despacho como Pérez Llorca lleva ventaja a Cuatrecasas. Pero señalan también que precisamente por eso se trata de un buen fichaje para la firma, a falta de saber si el regreso de Santamaría a la abogacía es un proyecto de futuro o un destino temporal a la espera de nuevos retos.

 

Comentar ()