El ex president fugado Carles Puigdemont ha asegurado hoy que, si es escogido diputado en el Parlamento Europeo el próximo 26 de mayo aprovechará la inmunidad que esta institución da a todos los eurodiputados en el conjunto de la Unión Europea para volver a Cataluña. En declaraciones a RAC1 Puigdemont ha vuelto a hacer gala de su querencia por el tacticismo y la «astucia» asegurando que la candidatura europea obligará al «Estado Español» a levantar su suspensión como diputado autonómico o aceptar su inmunidad como eurodiputado.

Ha rebatido además que tenga obligación de recoger el acta de eurodiputado en Madrid, ante la Junta Electoral Central, y ha asegurado que «la inmunidad se activa en el momento en que eres elegido y luego tienes tiempo para perfeccionar la asunción del acta, que pienso cumplir» ha señalado el ex president, quien ha insistido en que la inmunidad se activa «desde el momento en el que el Gobierno comunica resultados de las elecciones» al Parlamento Europeo.

Carles Puigdemont ha hecho estas afirmaciones tras un fin de semana en que ha consumado su control sobre el PDeCat, imponiendo a sus candidatos a las elecciones generales y en la lista neoconvergente al Ayuntamiento de Barcelona, además de su propia candidatura al Parlamento Europeo.

Escoger entre Parlament y Europarlamento

Durante la entrevista, ha insistido en que es «un ciudadano libre en la UE, disfruto de todos los derechos políticos intactos» para argumentar que si España «impide mi candidatura estará violando todos los tratados» de la Unión. Y ha asegurado que «si tengo inmunidad del Parlamento Europeo, es una condición muy sólida para volver», añadiendo que en ese caso escogería entre el acta de diputado en el Parlament, si hay opciones de ser investido president de la Generalitat, y la de europarlamentario.

«El Parlament decidirá si me inviste» ha concluido, «no es responsabilidad mía que el Parlament no haya celebrado mi investidura». Puigdemont ha recriminado así la suspensión del pleno de investidura por parte del republicano Roger Torrent y ha lamentado que «entre medio han salido obstáculos como la suspensión fantasma como diputado parlament» para reconocer que «tenemos que resolver estas cuestiones».

Puigdemont cree que el requerimiento de la Junta Electoral Central al Govern para que retire los lazos amarillos pretende construir una causa de desobediencia contra Torra

El también líder de la Crida ha denunciado además la decisión de la Junta Electoral Central (JEC), que aceptó el requerimiento de Cs y ha exigido al Govern que retire los lazos amarillos y demás simbología independentista de los edificios públicos de la Generalitat. «Ésta no es decisión neutra la de la JEC» ha advertido, recordando que está integrada por dos de los jueces que integran la Sala del Supremo que juzga el 1-O.

«Piden a una administración que no tiene nada que ver con las elecciones convocadas una decisión muy extraña, que retire símbolos transversales que no tienen nada que ver con una opción politica» ha lamentado para concluir que «se intenta construir una causa de desobediencia contra Quim Torra».

Puigdemont ha criticado además que los dos integrantes de la JEC que son jueces del Supremo «juzgan como mínimo a cinco candidatos» en las elecciones generales y ha defendido que «lo que tiene que hacer Quim Torra es defender los intereses de la Generalitat, no puede ser que de forma tan arbitraria decidan cuestiones sobre simbología que no es de un partido político».

Pactos con el PSOE

Respecto a la purga emprendida en su partido, Puigdemont ha defendido que JxCat sigue representando al catalanismo moderado. «La democracia es la fórmula política más moderada, muy opuesta al autoritarismo; reforzar la democracia nos aproxima a la moderación, es la base de éxitos como el referéndum del 1-O». En este contexto, ha advertido que las condiciones para investir a Pedro Sánchez tras el 28-A serán las mismas que JxCat ya puso sobre la mesa en las negociaciones de la actual legislatura: el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Cataluña y una mesa de partidos con un relator internacional para negociar un referéndum pactado de independencia.

«Si es para hacer presidente al Sánchez que apoya el 155 claramente voatermos no» a la investidura, ha asegurado. «No aventuremos» ha reclamado exigiendo que es el líder del PSOE quien debe aclarar sus intenciones. «Nosotros vamos a desbloquear la democracia y a bloquear el 155, a defender lo que hemos dicho en público y en privado».

Puigdemont ha aprovechado este argumento para lanzar una puya a sus ex socios, tanto al ex líder de Unión, Josep Duran Lleida, como a  ERC. «Si algo teme Estado es que haya un grupo llamado JxCat porque lo que nos han visto decir en privado lo que decimos en publico. Si tenemos apoyo y un grupo fuerte lo que haremos será defender nuestro programa electoral, no el mercadeo bajo mesa» ha apuntado, añadiendo que «lo digo porque esto se ha hecho, uno puede estar reclamando un traspaso 15 años y acabar siendo consejero de Aena».

Duran, objeto de la invectiva, ha tachado a Puigdemont de «iluminado» responsabilizándolo de la crisis del procés en su libro de memorias.