Política

El negocio del Gobierno con el Valle de los Caídos: dispara sus ingresos y frena la ayuda a los monjes

Patrimonio Nacional ingresó el pasado año 565.500 euros más por venta de entradas al aumentar el interés de la ciudadanía por conocer el conjunto monumental tras el anuncio de Pedro Sánchez de que exhumará los restos de Franco tras 43 años

logo
El negocio del Gobierno con el Valle de los Caídos: dispara sus ingresos y frena la ayuda a los monjes
Unos visitantes, en la explanada situada ante la basílica del Valle de los Caídos el pasado verano.

Unos turistas, en la explanada situada ante la basílica del Valle de los Caídos el pasado verano. EFE

Resumen:

El repunte de visitantes propiciado por el anuncio del Gobierno sobre la exhumación de Franco ha disparado los ingresos de Patrimonio Nacional por la explotación del Valle de los Caídos. La facturación por venta de entradas para acceder al conjunto monumental creció el pasado un 42,6% hasta alcanzar 1,89 millones, casi 600.000 euros más que en 2017.

El 27 de junio de 2018, menos de un mes después de su llegada a La Moncloa, Pedro Sánchez dejó entrever a un grupo de periodistas durante una conversación informal en el patio del Congreso de los Diputados su intención de acometer el traslado de los restos del dictador durante el mes de julio. La ejecución de la medida habría coincidido con el 82 aniversario del golpe militar que dio comienzo a la Guerra Civil.

El cuerpo embalsamado de Franco continúa en la sepultura que se habilitó ex profeso en la basílica de Cuelgamuros casi nueve meses después del anuncio del presidente del Ejecutivo, pero la difusión de noticias sobre la exhumación ya ha tenido un efecto palpable: un formidable repunte en las estadísticas de visitas al complejo y, consecuentemente, de los ingresos.

El crecimiento sostenido durante el segundo semestre hizo que 2018 se convirtiera en el año con mayor afluencia en el Valle de los Caídos desde 2007 al contabilizarse 378.875 personas, cifra que representa un incremento del 33,75 % en relación a 2017. Las hileras de vehículos en el acceso al conjunto monumental situado al pie de Guadarrama son ya una estampa habitual los fines de semana.

De acuerdo con los datos provisionales facilitados a El Independiente por Patrimonio Nacional, organismo adscrito al Ministerio de la Presidencia que ‘temporalmente’ gestiona el complejo desde 1982, la explotación del monumento generó el pasado año ingresos por importe de 1.957.152,32 euros, un 47,3 % más. En cifras absolutas, el aumento respecto a 2017 fue de 629.273,32 euros.

El 96,74 % de los ingresos totales obtenidos en 2018 procedieron de la venta de entradas, cuyos precios oscilan entre los cuatro euros (tarifa reducida) y los nueve (básica). En concreto, la facturación por esta vía supuso 1.893.425,10 euros, exactamente 565.546 euros más que en el ejercicio anterior (1.327.879).

Patrimonio Nacional ingresó 565.500 euros más por venta de entradas en 2018 por el anuncio de exhumación de los restos de Franco

Los otros 63.727 euros recaudados (el 3,26 % del total) obedecen a las rentas percibidas por los concesionarios que explotan la tienda de recuerdos y un restaurante, así como por el alquiler de varias viviendas sociales que forman parte de su patrimonio.

En cuanto a los gastos, estos aumentaron un 23,69 % hasta los 2.207.495,88 euros, cantidad con la que se pagan los sueldos de la treintena de trabajadores, se compra el material necesario y se deben acometer labores de reparación y mantenimiento. No obstante, el estado del conjunto es de evidente deterioro, como ya alertó hace más de siete la comisión de expertos a la que el socialista José Luis Rodríguez Zapatero encargó un informe sobre posibles actuaciones en el Valle de los Caídos y revelan nítidamente las imágenes que ilustran este reportaje.

En la partida de gastos se contabiliza también la subvención de 340.000 euros que se concede anualmente a la abadía para el mantenimiento del culto y de la comunidad benedictina, así como para poder atender la escolanía y el Centro de Estudios sociales.

Con todo, el notable incremento de los ingresos ha permitido a Patrimonio Nacional reducir casi un 60 % el déficit de este monumento: de 425.583 a 250.343,56 euros. En sentido estricto, la explotación arroja un ‘beneficio’ de 90.000 euros, toda vez que el Gobierno mantiene bloqueada la ayuda a los monjes correspondiente a 2018 a la espera de que presenten un «presupuesto de ingresos y gastos equilibrado» que se pueda analizar «económica y contablemente».

El Gobierno, en pleno conflicto por el traslado de los restos de Franco, mantiene bloqueada la ayuda de 340.000 euros a la orden benedictina

El requerimiento del Ejecutivo tuvo lugar a finales de enero, semanas después de que el prior de la abadía del Valle de los Caídos (Santiago Cantera) hubiera denegado al gabinete de Pedro Sánchez la preceptiva autorización para proceder a la exhumación de Franco debido a la «oposición» frontal de los familiares y días después de que la vicepresidenta Carmen Calvo enviara una carta al secretario de Estado de la Santa Sede (Pietro Parolin) en la que ponía en su conocimiento tal decisión y le instaba a tomar las decisiones necesarias a fin de «remover los obstáculos» que permitieran al Gobierno ejecutar el traslado de los restos a otra sepultura.

El Gobierno justifica su decisión de bloquear la subvención a la comunidad benedictina en las conclusiones del informe de fiscalización al consejo de administración de Patrimonio Nacional correspondiente a 2013 y conocido en 2016. El Tribunal de Cuentas detectó que no se había rendido «nunca» cuenta justificativa de dicha ayuda ni se había ofrecido «una explicación» sobre la relación de dichos gastos con las obligaciones asumidas por la orden religiosa en virtud del convenio que la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos firmó con la abadía benedictina de Silos el 29 de mayo de 1958.

Fuentes de la orden religiosa consultadas por este diario han explicado que ya han «facilitado y puesto a disposición» del consejo de administración de Patrimonio Nacional la información solicitada y «todavía» siguen a la espera de que se desbloquee la subvención. «Ese dinero es necesario para poder llevar a cabo los fines que fueron encomendados a la abadía, entre ellos sacar adelante una escolanía que goza de prestigio internacional por el cultivo del canto gregoriano», han indicado.

Lejos de decaer el incremento, el volumen de visitantes en el Valle de los Caídos se mantiene en el arranque del año. Según los datos aportados por Patrimonio Nacional, el complejo monumental ha recibido 21.784 personas más entre el 1 de enero y el 28 de febrero que en el mismo periodo de 2018.

En concreto, las visitas en enero aumentaron un 75,8 % al pasar de 11.198 a 19.686. En febrero, el repunte fue todavía mayor: el 88,04 %, al contabilizarse 24.705 visitantes frente a los 12.409 del año anterior. De esta forma, en dos meses se ha alcanzado el 11,71 % de la afluencia total de 2018.

La exhumación, pendiente del Supremo

Los datos reflejan claramente que se ha disparado el interés de la ciudadanía por visitar el templo en el que se encuentra enterrado Franco desde hace más de 43 años a propósito de la iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez, que ya reconoce públicamente la dificultad de poder ejecutar el traslado de los restos del dictador antes de las elecciones generales del 28 de abril.

El Tribunal Supremo decidirá en las próximas semanas si, como le han pedido los familiares de Franco y la comunidad benedictina, acuerda la suspensión cautelar de la exhumación acordada por el Consejo de Ministros el pasado 15 de febrero a la espera de entrar en el fondo del asunto y dictar sentencia.