Las reacciones al anuncio del Gobierno de iniciar la exhumación del cuerpo de Francisco Franco del Valle de los Caídos el próximo 10 de junio no se han hecho esperar.  A través de su cuenta de Twitter, Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, ha calificado la medida de «manoseo electoral de la memoria histórica» y de «tomadura de pelo».

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha afirmado que «afortunadamente para el empleo, para el progreso, para España y para todos el 10 de Junio no estarán en el Gobierno», en referencia al PSOE después de que el Gobierno anunciara que prevé exhumar a Francisco Franco ese día.

Por su parte, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha manifestado ante este anuncio que hay que dedicarse a «los problemas de la gente».

En declaraciones a los periodistas en Córdoba, Pastor ha señalado que ella es «una persona razonablemente joven», que ha tenido «la fortuna de vivir prácticamente toda su vida en democracia», por lo que se ha mostrado como «una defensora de la democracia y es a lo que nos tenemos que dedicar».

En un tono más duro se ha mostrado Vox. La formación que lidera Santiago Abascal sostiene que el gobierno «no se atreverá a profanar una sepultura» y considera que la última decisión será del Supremo y no del Gobierno.