Inés Arrimadas ha vuelto ha protagonizar un bronco debate en el Parlament catalán, aunque en esta ocasión la bronca no se ha producido con Quim Torra sino con el vicepresidente de la cámara, Josep Costa. El dirigente de JxCat -jurista de cabecera de Carles Puigdemont y defensor de su enfrentamiento con la Mesa del Parlament- ha llamado la atención de Arrimadas por «faltar al respeto» a Quim Torra por recuperar la expresión de «bestias taradas».

Arrimadas ha recordado que fue el propio Torra quien utilizó esa expresión y que la estaba usando en el mismo sentido en el que lo hizo el president, aplicándoselo a los castellanohablantes en Cataluña. Pero Costa ha insistido en interrumpir a Arrimadas para exigirle respeto a Torra, unas interrupciones que han encendido a la líder de la oposición.

«Pero como va esto, usted también va a interrumpir a su grupo cuando nos llaman franquistas y fascistas» ha lamentado Arrimadas. Unas quejas que se han extendido a la Mesa, en la persona del vicepresidente segundo, José Maria Espejo-Saavedra, pero también y de forma muy destacada a los grupos de la oposición que han secundado las quejas de Cs, tanto los Comunes como el PSC y PP.

Intervención intolerable

«Es una intervención intolerable y una censura desde la presidencia de la cámara» ha denunciado Carlos Carrizosa tras la intervención de Arrimadas, que se ha producido en un momento en el que Roger Torrent se encontraba fuera del hemiciclo. A su regreso, Torrent ha tenido que comprometerse a reunir de nuevo a todos los portavoces parlamentarios para revisar lo sucedido en el marco del acuerdo suscrito por los grupos para evitar las faltas de respeto en el hemiciclo.

Lla portavoz de los Comunes, Susana Segovia, ha apoyado la queja de Cs para señalar que la presidencia de la Mesa «ha interferido» injustificadamente en la intervención de Arrimadas. Una posición que también ha defendido el socialista Ferran Pedret, quien ha advertido que no se han dado los supuestos que se fijaron en la reunión de los grupos sobre el respeto entre grupos.

El portavoz del PP, Santi Rodriguez ha ido más allá y ha acusado a Costa de «incumplir gravemente el articulo 39 del reglamento que es la obligación del presidente de regular con imparcialidad los debates y esto hoy no se ha producido».

La bronca se ha producido en el marco del debate sobre la crisis del gobierno catalán por el que Meritxell Budó y Mariangels Vilallonga han sustituido a Elsa Artadi y Laura Borràs al frente de las consejerías de Presidencia y Cultura de la Generalitat. «Bienvenidas al peor gobierno de la Generalitat», les ha deseado Arrimadas, quien ha advertido a Torra y a su ejecutivo que se trata de un «Govern que va a defraudar a todo el mundo, también a los independentistas».