El supuesto yihadista marroquí Zouhair al Bouhdidi, residente en Sevilla, ha ingresado este viernes en la cárcel de Salé, cercana a Rabat (Marruecos), tras ser acusado por la Fiscalía General de preparar un atentado terrorista en la capital andaluza.

Según han informado a Efe fuentes de seguridad marroquíes, el acusado ha comparecido ante la Fiscalía General del Tribunal de Apelación de Rabat, encargado de los casos de terrorismo y, posteriormente, ha ingresado en la cárcel en régimen de detención preventiva. Los cargos que se han formulado contra Al Bouhdidi, de 23 años, son «formación de una banda criminal, preparar la comisión de un atentado terrorista, apología del terrorismo, incitación a otros a incorporarse a una organización terrorista y propaganda de organización terrorista».

Los cargos formulados son apología del terrorismo y banda criminal, entre otros

Al Bouhdidi, cuyo padre es el imán de una mezquita del barrio de Sevilla donde viven, fue detenido el pasado 9 de abril en la ciudad marroquí de Casablanca. Fuentes de seguridad marroquíes explicaron este jueves a Efe que el joven tenía intención de cometer un atentado de forma individual, pero el grupo terrorista Estado Islámico (EI), con el que había entrado en contacto por internet, le recomendó esperar hasta recibir nuevas instrucciones.

En el mismo sentido, fuentes españolas de lucha antiterrorista indicaron también este jueves que el presunto yihadista tenía intenciones de atentar en la capital andaluza, pero no tenía aún planes concretos ni inminentes.

El joven fue arrestado por agentes de los servicios de información españoles y marroquíes en un operación dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.