Pedro Sánchez, Mertixell Batet, Frans Timmermans y Jaume Collboni han insistido hoy en un mensaje clave en el mitin de cierre de campaña de los socialistas catalanes: apelar al voto útil de los indecisos para evitar un Gobierno de derechas con la connivencia por acción u omisión de los indepenentistas. Pero el más efectivo ha sido el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien en un arranque de euforia ha asegurado que «hay que concentrar el voto en el PSOE porque no quiero volver al armario».

Iceta, el primer político español que hizo pública su condición de homosexual, ha advertido contra el riesgo de un gobierno de PP y Cs apoyado por Vox, que supondría a su juicio la involución de los derechos civiles conseguidos en los últimos años.

«El domingo nos tenemos que ganar la victoria» ha señalado, porque «está en juego nuestro futuro, el autogobierno, las políticas sociales». Por ello, ha concluido, «hay que concentrar el voto en el PSOE, yo no quiero volver al armario, hay que frenar a la derecha de Vox, PP y Cs para no volver atrás».

Iceta ha recordado además el compromiso de los socialistas catalanes con Pedro Sánchez, incluso cuando fue defenestrado del liderazgo del PSOE, y lo ha saludado como el hombre «que puso en pie al PSOE» de nuevo. «Le pedí que nos librara de Rajoy y del PP y cumplió» ha añadido Iceta para concluir que es el único voto válido para garantizar también «un Gobierno dialogante».

En una apelación a los indecisos que se ha repetido en todas las intervenciones socialistas, Iceta ha advertido que «hay que concentrar todo el voto progresista, de izquierdas y catalanista en el PSOE».

Y ha arremetido contra los independentistas, a los que ha recriminado haber dejado caer el Gobierno de Sánchez. «Ahora dicen que se lo están pensando» ha señalado en referencia a las promesas de diálogo de Oriol Junqueras y Jordi Sánchez. «Ya se lo podrían haber pensado antes, porque el independentismo sumó votos con la derecha más carca de la historia».

«La gente que dice no a cosas tan buenas para nuestro pais no merece representarlo» ha concluido tras recordar las mejoras en financiación para Cataluña incluidos en esas cuentas, que suponían una aportación adicional de más de 2.000 millones para la Generalitat según los socialistas.