La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha celebrado este viernes la aprobación en Consejo de Ministros del Estatuto del Artista, que permite a los creadores compatibilizar pensiones y derechos de autor.

«Se ha aprobado que quienes han dedicado una vida a ofrecernos lo que otros no sabemos hacer no lo tengan que pagar nunca porque cumplan años, que pueda ser compatible con los derechos de jubilación que se han ganado a pulso», ha señalado Calvo durante su intervención en la entrega del Premio Cedro 2019 a la periodista Pepa Fernández.

La vicepresidenta espera que los creadores «sigan regalando» cultura cuando la vida les ha «enseñado muchas cosas, que es cuando realmente puedes volar con mucha más grandeza». Por ello, ha destacado que será compatible que «tantos hombres y mujeres sabios y experimentados puedan vivir de lo que ganan con su trabajo».

«La cultura es la única religión que tenemos algunos, la posibilidad de disfrutar de lo que hacen los creadores», ha apuntado Calvo, al tiempo que ha incidido en que «amar y proteger la cultura es proteger a quienes la hacen».

Para la socialista, cuando dedicas la vida de servicio público a la gestión cultural «contraes un sacramento que te llevas ya a la tumba». «Como te hayas dedicado un parte de tu vida política a la cultura, te la quedas para siempre», ha sentenciado.

En este sentido, ha aseguro que procura «ayudar en la medida de lo posible» a los artistas ya que, a su juicio, el mundo «se convierte en peligroso si la cultura no ocupa su lugar». «Es el disco duro de la sociedad, es el alma de lo que somos», ha precisado.

Gobierno «cuanto antes»

El Gobierno espera que en los comicios generales de este domingo haya una «decisión clara» del electorado para la formación de un nuevo Ejecutivo que pueda ponerse a trabajar cuanto antes.

«Lo que más deseamos todos es que la decisión de los ciudadanos y ciudadanas sea clara y un nuevo gobierno pueda ponerse a trabajar cuanto antes» y con plenas competencias, ha dicho la ministra portavoz Isabel Celaá. «Eso es lo que necesita España y lo que todos queremos», ha incidido en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

Celaá ha subrayado que, a partir del momento que cierren las urnas, el día 28, el Gobierno estará en funciones, con las limitaciones que establece la ley en ese caso, hasta la toma de posesión de uno nuevo. Tendrá, por lo tanto, que «limitar su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar cualquier otra medida salvo caso de urgencia debidamente acreditado».

La ministra ha recordado que el periodo más largo de un gabinete en funciones fue el que se produjo tras las elecciones de 2015, de casi un año, que llevó a una nueva convocatoria electoral en 2016.

Ha insistido en que espera que ahora eso no ocurra y ha agradecido el apoyo de los medios de comunicación durante el periodo electoral para conectar a las instituciones, el Gobierno y los partidos políticos con la sociedad. Gracias a ellos, ha añadido, los ciudadanos «tienen elementos de juicio suficiente par decidir su futuro y el tipo de sociedad, y de país que quieren».