Política

El PP recuerda en su programa: Cs no quiere las Diputaciones ni Vox las autonomías

"Somos el único partido que acepta de un modo íntegro el modelo que nos dimos en 1978", afirman en su programa del 26-M

Pablo Casado durante su intervención en los desayunos de Europa Press

Pablo Casado durante su intervención en los desayunos de Europa Press EFE

El programa-marco con el que los populares se  presentan a los comicios del próximo domingo 26 casi es un calco del elaborado para las elecciones generales aunque con sus particularidades, entre ellas, las alusiones implícitas contra Ciudadanos y Vox. El PP  se presenta a sí mismo como «el único partido que acepta de un modo íntegro el modelo que nos dimos en 1978» frente a los que «bien quieren transformar el modelo autonómico en uno federal o confederal, eliminar figuras esenciales para la España rural como son las Diputaciones o directamente acabar con las autonomías».

La  primera afirmación hace referencia a los socialistas, pero ha sido Ciudadanos la que hasta ahora ha defendido la supresión de las Diputacioones Provinciales y Vox, directamente, el fin del modelo autonómico que consagra la Constitución.

Marcar distancias

Tras salir en defensa de la España rural o de la ahora denominada «España vaciada», subrayan los populares cómo las Diputaciones «desempeñan una labor esencial a la hora de mancomunar servicios y dotar de infraestructuras a muchos municipios que de lo contrario permanecerían olvidados o relegados». En definitiva, el PP «reconoce y valora el papel» de  estas instituciones «y por eso rechaza cualquier propósito de eliminarlas o devaluarlas», tal y como pretendía Ciudadanos que, en su momento, también defendió la supresión de los pequeños ayuntamientos de España.

Y también mandan otro recado a Vox, una vez que Pablo Casado ha decidido romper hostilidades con la formación de Santiago Abascal en respuesta a los ataques que desde esta formación se ha vertido contra el PP o, la «derechita cobarde», como los define quien fuera dirigente destacado del PP vasco. Uno de los grandes aciertos de la Transición fue la configuración «del modelo autonómico de autogobierno». Gracias al mismo , dice el programa-marco, las políticas y los servicios se han acercado a la realidad concreta de cada territorio. Sin autonomías no existiría la red sanitaria que hoy disfrutamos todos los españoles» ni la educación, aducen.

Hay una reivindicación de modelo autonómico y también de la gestión de los populares. De hecho, el rasgo diferenciador que los populares quieren hacer valer para el 26-M es la experiencia de gestión, «de la que carecen tanto Ciudadanos como Vox», que vuelven a ser sus dos grandes contrincantes en esta contienda.

Para Rivera, el 26-M es el momento dar el «sorpasso» a los populares con efectos reales

Para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el 26-M es el momento de comenzar a dar el «sorpasso» a los populares con efectos reales, esto es, conseguir la hegemonía del centro-derecha a la hora de negociar pactos en comunidades y ayuntamientos. Si le arrebata el cetro al PP, podría aspirar a tener por vez primera presidentes autonómicos o extender su red de alcaldes, hoy por hoy es bastante exigua y, a pesar de ello, no exenta de muchas polémicas en ayuntamientos como Arroyomolinos (Madrid).

Vox tiene opciones en pequeños ayuntamientos del interior de España, desde donde seguir intentando minar las opciones del PP.

Pero Casado se juega nada menos que su supervivencia. El pasado martes, durante una reunión con sus presidentes provinciales, apenas hubo seis intervenciones y todas ellas cerrando filas, al menos hasta el 26-M. En estos momentos «la gente está para salvar  los muebles», señalan fuentes populares que creen que «las espadas están en lo alto, esperando lo que pase en las locales».

Comentar ()