El PNV encara las elecciones municipales del próximo 26M con la intención de revalidar su mayoría en el Ayuntamiento de Bilbao, en el que gobierna sin interrupción, en solitario o con pactos con otros partidos, desde hace 40 años, cuando se celebraron los primeros comicios locales de 1979. En los últimos cuatro años, tras las elecciones de 2015, el Partido Nacionalista Vasco ha gobernado el consistorio bilbaíno en coalición con el PSE-EE y bajo la dirección del alcalde Juan Mari Aburto, quien opta ahora a un segundo mandato.

El Ayuntamiento de Bilbao, la ciudad más poblada del País Vasco con cerca de 350.000 habitantes, está integrado por 29 corporativos, con lo cual la mayoría absoluta se alcanza con 15 votos. En los comicios de 2015 el PNV obtuvo 13 concejales, que, sumados a los 4 ediles de los socialistas, propiciaron una mayoría absoluta holgada que les ha permitido gobernar sin sobresaltos.

Con vistas al 26M, las encuestas publicadas en los últimos meses apuntan a que el PNV ganará de nuevo en Bilbao y casi todas ellas pronostican que podría incrementar su representación y llegar a los 14 ediles, a un paso de la mayoría absoluta, con lo que volvería a necesitar el apoyo de algún otro grupo. No obstante, la traslación al ámbito municipal de los resultados de las elecciones generales del pasado 28 de abril supondría que el PNV se quedaría en 11 ediles, mientras el PSE-EE habría conseguido 7 concejales. Elkarrekin Podemos (5 corporativos), EH Bildu (3) y el PP (3) completarían el ayuntamiento bilbaíno si el próximo 26M se repitieran los resultados del 28A.

Las encuestas apuntan hacia una mejora de resultados del PNV, que rozaría la mayoría absoluta pero podría necesitar apoyos»

No obstante, al observar esta traslación hay que tener en cuenta que, habitualmente, los partidos de ámbito estatal suelen tener mejor rendimiento en las elecciones generales que en las locales. Por ello, el PNV cuenta con que los resultados del 26 de mayo serán diferentes al 28A e intentará mejorar el respaldo electoral de 2015, consciente de que será difícil obtener una mayoría absoluta de la que no disfruta desde el último mandato de Iñaki Azkuna.

Aburto, sin el tirón de Azkuna

El tirón de Azkuna, el más carismático de los alcaldes que ha tenido la capital vizcaína y que falleció en marzo de 2014, tras 15 años como regidor, llevó al PNV en 2011 a las más altas cotas electorales de su historia en Bilbao, al conseguir exactamente 15 ediles. Ahora, con un mapa político más fragmentado, la mayoría absoluta se presenta más complicada, por lo que es posible que los pactos vuelvan a ser necesarios.

Para conservar el sillón municipal después de 40 años de gobierno continuado en la ciudad, desde las primeras elecciones locales tras la restauración de la democracia, el PNV presenta una candidatura liderada por Juan María Aburto, de 58 años, quien aspira a su segundo mandato como alcalde. También repite como candidato a la Alcaldía por el Partido Socialista de Euskadi Alfonso Gil, de 52 años, quien en los últimos cuatro años ha sido teniente de alcalde en la coalición con el PNV. El resto de las grandes formaciones políticas representadas en Bilbao ha optado por la renovación de sus cabezas de cartel.

EH Bildu presenta a la histórica abogada de presos de ETA, Jone Goirizelaia, como candidata a la alcaldía de Bilbao»

EH Bildu ha situado como primera candidata a Jone Goirizelaia, de 62 años, una abogada de la izquierda abertzale conocida por ser defensora de presos de ETA y quien actualmente es parlamentaria vasca. Podemos, que en las elecciones de 2015 no concurrió con su nombre, sino con la coalición Udalberri (junto a Ezker Anitza-IU y Equo), se presenta ahora como Elkarrekin Podemos (la misma denominación que utilizará en todas las instituciones del País Vasco) y propone a Ana Viñals, de 32 años, licenciada en Publicidad y doctora en Ocio y Desarrollo Humano, como candidata a alcaldesa de Bilbao.

La más amplia renovación en los primeros puestos de la lista, no sin contestación interna, se ha producido en el PP, que presenta como aspirante a la alcaldía a la presidenta del partido en Bizkaia, Raquel González, de 42 años, quien ha dado el salto a Bilbao tras haber permanecido durante diez años como edil de la localidad vizcaína de Getxo.

Volverá a presentarse a estas elecciones Ganemos Goazen Bilbao, con Francisco Samir Lahdou, de 41 años, como candidato a la Alcaldía. Este grupo, surgido en 2015 de los círculos de Podemos, aunque ya ha abandonado este partido, y que logró 2 concejales hace cuatro años (los mismos que Udalberri, con la que compitió), afronta el 26M con el hándicap de que los tribunales han aceptado que otra candidatura con el nombre de «Ganemos» participe en los comicios.