El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha confirmado hoy el veto de Esquerra a la designación de Miquel Iceta como senador autonómico, paso previo imprescindible para que el líder del PSC pudiera aspirar a la presidencia a de la Cámara Alta. Lo ha hecho asegurando que el “no” era “inevitable” tras acusar a Pedro Sánchez de hacer “marketing electoral” a costa de la “soberanía” del Parlament. Eso sí, Sabrià ha asegurado después que Esquerra sigue “abierta al diálogo”.

“Pedro Sánchez no puede tomar una decisión en nombre de Parlament, si quieren repartir sillas que no cuenten con que el Parlament les hará el trabajo” ha clamado Sabrià indignado, exigiendo “respeto a la institución”. El republicano ha reprochado además a los socialistas si “pensaron en la cortesía parlamentaria cuando decides encarcelar a tus compañeros de escaño, cuando votaron el 155, o cuando no se dignaron a mirar a la cara a las familias de los presos”.

Tras el no oficializado por ERC y la CUP, y la más que presumible negativa también de JxCat a apoyar al candidato socialista, Miquel Iceta tiene perdida la votación de mañana. El bloque constitucionalista integrado por Cs, PSC, Comunes y PP suma 65 escaños, lo mismo que los independentistas sin los votos suspendidos de Carles Puigdemont, Toni Comín, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez, lo que le impide ganar la votación.

Iceta tiene perdida la votación tras el no anunciado por ERC y la CUP y la abstención de Cs y PP

Pero, además, Cs ha anunciado ya que se abstendrá en la votación de mañana, la misma opción de los populares. Ambos grupos argumentan que la abstención no provoca el bloqueo de la designación de Iceta, pero sí les permite mostrar su rechazo al modo en que se ha lanzado la candidatura de Iceta. Por tanto, el socialista solo cuenta de momento con los 25 votos de PSC y Comunes. En estas condiciones, solo el improbable apoyo de JxCat permitiría al candidato socialista superar el trámite en el Parlament.

La portavoz del PSC en la Cámara, Eva Granados, ha registrado hoy una petición al presidente de la Cámara, Roger Torrent, en la que reclama que la votación de mañana se realice con urna para garantizar el voto secreto. Esta medida impide el voto negativo, solo permite el sí o la abstención, según la portavoz socialista, lo que impediría el veto independentista a Iceta.

Granados recuerda que la designación de los senadores que representan a la Generalitat “no se puede considerar una decisión discrecional del Parlament” y argumenta que el PSC “tiene derecho al cargo representativo amparado en su derecho a la participación política”. En este contexto, advierte que “el sistema de votación con papeletas” es el que garantiza que el trámite “de ratificación no pueda ser convertido de forma arbitraria en una fórmula de bloqueo político al candidato”.

Recurso de amparo

Paralelamente, el Grupo Socialista en el Parlament estudia ya la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por el bloqueo en la sustitución de su senador autonómico. Los socialistas estudian alegar que ese bloqueo deja al Senado con un representante menos, el de designación autonómica que corresponde al PSC en base a las disposiciones de la Ley electoral sobre la designación de senadores autonómicos.

El propio Iceta ha tachado hoy de “aberración democrática” que el Parlament de Cataluña vete su elección como senador por designación autonómica, lo que le impediría optar a la Presidencia del Senado. Una aberración que “privaría al grupo socialista de su derecho de estar representado en el Senado en el inicio de la legislatura”

En declaraciones a los medios en los pasillos del Parlament, mientras el grupo de ERC se reunía para definir su postura, Iceta ha recordado que “nunca en 40 años en ningún lugar de España” se ha vetado a un candidato al Senado propuesto en una cámara autonómica. Y ha confirmado el recurso ante el Constitucional en caso de confirmarse ese resultado.

El recurso, sin embargo, difícilmente salvará la operación ideada por Pedro Sánchez para convertir a Iceta en presidente del Senado, puesto que la Cámara Alta se constituirá el próximo 21 de mayo, sin margen probable para una nueva votación en el Parlament.