Europa | Política

Theresa May anuncia que deja el liderazgo conservador el 7 de junio

Seguirá como primera ministra hasta que los 'tories' hayan elegido a su sucesor, previsiblemente antes del 24 de julio

logo
Theresa May anuncia que deja el liderazgo conservador el 7 de junio
Theresa May anuncia su dimisión.

Theresa May anuncia su dimisión.

Resumen:

Lleva tiempo convertida en un cadáver político, pero su capacidad de resistencia ya forma parte de su historia como líder del Partido Conservador. Theresa May ha cedido a las presiones de sus compañeros de formación política y ha anunciado su dimisión al frente de los tories, que se hará efectiva el viernes 7 de junio, si bien seguirá al frente del Gobierno británico hasta que se designe a su sucesor, previsiblemente antes del 24 de julio, cuando comienza el receso veraniego. “Lo intenté tres veces (aprobar el Brexit). Creía que estaba en lo cierto”, ha señalado, en una declaración muy emotiva, que ha terminado entre lágrimas.

“He intentado hacer el Reino Unido un país para todos, no para unos pocos. Estoy segura, como hace tres años, que hay que cumplir con lo acordado con el pueblo. He hecho lo que he podido”, ha declarado. “Lamento profundamente no haber podido poner en marcha el Brexit”, ha señalado May, con traje de chaqueta rojo. A su vez, ha hecho un llamamiento al consenso.

“El privilegio de este cargo es dar voz a los que no tienen voz y acabar con las injusticias de esta sociedad”, ha añadido May, delante del 10 de Downing Street al exponer un balance de sus tres años en el 10 de Downing Street. “Este cargo ha sido el gran honor de toda mi vida. Me siento muy agradecida por poder servir al país que amo. He sido la segunda primer ministra, pero espero que no la última”.

Incapaz de sacar adelante el Acuerdo sobre el Brexit en sus diversas adaptaciones, que ya ha sido rechazado tres veces y lo sería una cuarta, cuestionada por su partido y por su gobierno, y acosada por la oposición, May se ha visto en un callejón sin salida.

Los momentos decisivos

Theresa May dedicó parte del jueves electoral a reflexionar junto a su marido Philip, con quien también acudió a votar en el colegio de Sonning en las elecciones europeas Regresó a primera hora al 10 de Downing Street, donde recibió al presidente del Comité 1922, Graham Brady. Es el representante de los backbenchers, los diputados sin cargo, que han reclamado a May que ponga fecha a su salida. Al encuentro también ha asistido Brandon Lewis, presidente del Partido Conservador y ministro sin cartera.

Mientras se celebraba esta reunión se ha conocido la dimisión de la diputada conservadora Helen Grant, vicepresidenta de Comunidades con el fin de “apoyar a los nuevos candidatos al liderazgo”, según informaba la BBC.

Hasta 36 ministros y secretarios de estado han dejado sus puestos antes que ella. La última, la jefa del grupo parlamentario, Andrea Leadsom, a quien elogió May por “su pasión, su devoción, y su sinceridad”. Leadsom se vio incapaz de apoyar la enésima revisión del Brexit, que incluso contempla la posibilidad de un segundo referéndum, siempre que fuera aprobado en los Comunes. Con la idea de mostrar que todo seguía su curso, May nombró a Mel Stride, aliado de Michael Gove, ministro de Medio Ambiente, como nuevo líder tory en los Comunes.

La rebelión conservadora adquirió un tono dramático el miércoles, horas antes de la votación en las elecciones europeas, cuando el Comité 1922 se reunió para ver cómo revisar el reglamento y presentar una moción de confianza sobre la primera ministra.

La votación del jueves le dio un respiro para recapacitar sobre su futuro. La primera ministra conservadora, que llegó al poder después de la victoria del Brexit el 23 de junio de 2016, ya dijo que anunciaría la agenda de su salida del gobierno una vez que se aprobara el Brexit. Creía que de esta manera ganaría apoyos, pero no fue así. Tampoco el guiño sobre un segundo referéndum ha servido para su supervivencia.

De todas formas, May será quien reciba al presidente de EEUU, Donald Trump, quien visita el Reino Unido entre el 3 y el 5 de junio. Justo a continuación, el viernes 7 de junio comienza la carrera por su sucesión en el Partido Conservador.

Quien espera con ganas es Boris Johnson, el ex alcalde de Londres y ex ministro de Exteriores. Johnson, que en tiempos trabajó como corresponsal en Bruselas y desde ahí dibujó una realidad que solo existía en su mente antieuropeísta, artífice junto a Farage del Brexit, puede ser quién tenga que negociar con los Veintisiete cómo dejar la UE. Ha sido quien ha reconocido su interés en ocupar el cargo hace ya semanas.

The Economist avisa a los conservadores: “Apostar por Boris Johnson puede ser un juego peligroso”. Hay conservadores que ven esta opción peligrosa porque Johnson es partidario de un Brexit duro o dejar la UE sin acuerdo. La lucha por el liderazgo conservador, y por liderar la batalla del Brexit, está abierta.