Durante toda la jornada electoral fue uno de los hits en redes sociales. Votantes de Carles Puigdemont en todos los rincones de España, aprovechando el sistema de circunscripción única que no restringe a las candidaturas territorialmente. Parecía que podía ser una tendencia consolidada, pero nada más lejos de la realidad. Más ruido que nueces: la candidatura de Lliures per Europa consiguió poco más de 38.000 votos fuera de Cataluña.

El expresidente de Cataluña ganó en su particular batalla contra Oriol Junqueras en Cataluña por más de 230.000 votos. Incluso el PSC superó a la candidatura de ERC, que sin embargo consiguió un mejor resultado a nivel global impulsada por su coalición con EH Bildu y el Bloque Nacionalista Galego. Carles Puigdemont logró 987.000 votos en Cataluña y 1.025.000 en global.

De esos 38.000 votos ‘extra’, el mejor resultado de Puigdemont se produjo en las Islas Baleares, donde la candidatura de Junts per Catalunya obtuvo un 2,55% de los votos. En ninguna otra comunidad superó el 0,5%. Consiguió un 0,45% en el País Vasco, un 0,39% en Navarra, un 0,30% en la Comunidad Valenciana, un 0,17% en Aragón, un 0,14% en Galicia y un 0,12% en la Comunidad de Madrid.

En el extremo opuesto, los peores resultados de Carles Puigdemont se han producido en Castilla-La Mancha, Extremadura y Ceuta, donde se quedó en un 0,05%.