El alcalde socialista de Badalona, Àlex Pastor, ha revalidado este miércoles su cargo al frente del Ayuntamiento gracias a un acuerdo in extremis con Guanyem Badalona en Comú y ERC, que le han dado sus votos para evitar que gobernase el popular Xavier García Albiol.

Pastor está al mando del consistorio desde el pasado año, cuando desbancó, a través de una moción de censura apoyada por PPC y Cs, a Dolors Sabater (Guanyem), a quien había ayudado a investir tras los comicios municipales de 2015.

Los socialistas han logrado imponerse a Sabater, que concurrió el 26M en coalición con ERC y ha decidido retirar su candidatura tras estar negociando hasta minutos antes de que comenzase el pleno, pese a haber sido la tercera fuerza en las elecciones, con seis concejales y el 20 % de los votos.

Con 15 votos a favor -los de su partido, Guanyem, ERC, Badalona en Comú Podem y JxCat- Pastor ha superado por uno la mayoría absoluta, mientras que ha habido dos sufragios nulos. Albiol sólo ha obtenido los once apoyos de su formación, por lo que liderará a partir de hoy la oposición en el gobierno municipal.

Pese al apoyo, Sabater ha exigido a los socialistas que tengan «en cuenta al resto de fuerzas y que, tras su gesto de «responsabilidad», se mantengan «abiertas» las negociaciones, a lo que Pastor se ha comprometido a «estudiar todos los escenarios para conseguir un gobierno progresista».

El alcalde ha garantizado que estará «a la altura de las circunstancias» y ha asegurado que su nuevo mandato se centrará en solucionar «los importantes déficits» de la ciudad «a nivel estructural, en políticas sociales y desarrollo económico».

No obstante, Sabater ha tachado a los socialistas de «irresponsables» por haber «llevado al límite» las negociaciones y no haber dado su brazo a torcer, pero ha justificado la retirada de su candidatura alegando que ello evita un mal mayor -que Albiol fuese alcalde como lista más votada- y que demuestra «esfuerzo y mucha generosidad».

«La ciudad no se merece lo que pasará hoy en el pleno, pero seguramente se merece todavía menos que la Badalona de la estigmatización y la falta de respeto vuelva a tener máximas responsabilidades», ha resaltado.

Albiol, con tono crispado, ha recalcado que siente «una profunda tristeza y cierta vergüenza» porque «en política se tiene que ser un poco más serio y honrado», y ha acusado a los otros partidos de estar «obsesionados» con que él no gobierne, aunque venció por tercera vez consecutiva en las municipales con el 37,6 % de los votos.

«Lo que os mueve es el odio y el rencor», ha aseverado antes de alertar a los socialistas: «No nos vengan a buscar para pedir ayuda».

También ha lamentado que con este pacto de investidura serán los vecinos quienes, a su juicio, «paguen las consecuencias de este propósito», pero ha recordado que los comicios de 2023 «nuevamente podrán a cada uno en su sitio».

Por último, la líder de los comunes, Aïda Llauradó, ha insistido en su propuesta de un gobierno conjunto con socialistas, Guanyem y ERC, mientras que el único concejal de JxCat ha pedido compromiso con los presos políticos.