Manuel  Valls ha evitado saludar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la recepción oficial al nuevo pleno consistorial ofrecida en la galería gótica del Palau de la Generalitat. Tras una breve intervención de Torra y la alcaldesa Ada Colau, el president se ha dirigido a saludar a los nuevos regidores, pero al llegar a la altura de Valls éste le ha reconvenido -probablemente por sus palabras sobre la supuesta «represión» a los catalanes, y Torra ha pasado a saludar al siguiente regidor sin encajar la mano con el ex primer ministro francés.

Según ha podido saber El Independiente, Valls le ha recriminado el discurso en el Parlament en el que Torra acusó a los comunes de «pactar con la casta», refiriéndose al propio Valls.

Ha sido la última anécdota de una jornada marcada en el caso de Barcelona por las protestas independentistas contra la investidura de Ada Colau. Unas protestas que han acompañado a los integrantes de la corporación municipal cuando han cruzado la Plaza Sant Jaume tras el pleno de investidura. En el Palau, Torra ha advertido a Colau que Barcelona, como capital catalana «tiene una responsabilidad inmensa» en el papel de las instituciones «en de defensa de los derechos y libertades» que según el presidente catalán están siendo pisoteados en las causas judiciales contra los organizadores del 1-O.

Previamente, Colau había prometido «lealtad institucional» y se la había pedido a Torra, para solucionar las demandas de la ciudad en ámbitos como la seguridad, la sanidad o la educación, en las que el concurso del gobierno autonómico es fundamental.

Torra, protagonista en Santa Coloma de Farners

El presidente de la Generalitat ha sido el protagonista también de otra investidura de alcalde, en este caso en Santa Coloma de Farners (Girona), donde la candidata de JxCat, Susana Riera, iba a ser investida alcaldesa con el apoyo del PSC, en detrimento del candidato de ERC que había obtenido un regidor más. La operación ha sido censurada por Torra, cuya familia está muy ligada a la localidad.

De hecho, una hermana del president, presente en el pleno, ha llegado a retirar la foto de Torra en muestra de censura, ante lo que Riera ha llegado a advertir ante el pleno que «Torra no se presentó a las elecciones» y que cuenta con el aval del «president» Carles Puigdemont.

El propio Torra ha intentado incidir hasta el último momento en los pactos municipales, exigiendo a ERC y JxCat que priorizaran pactos entre partidos independentistas para garantizar consistorios de obediencia secesionista. Una exigencia que han desoído tanto los republicanos como JxCat. Los primeros, desbancando a alcaldes ex convergentes de alcaldías como Figueras o Sant Cugat bastiones tradicionales de CiU, donde ERC se ha apoyado en los socialistas para sustituir a alcaldes de JxCat.

O en la propia Santa Coloma, donde la candidata neoconvergente ha intentado lo propio para desbancar a los republicanos, aunque en este caso la polémica generada ha obligado a suspender el pleno.