La prioridad del nuevo Gobierno del alcalde José Luis Martínez-Almeida (PP) en coalición con Ciudadanos es reconvertir Madrid Central, el área restringida a los coches de la capital. Todos los actores del equipo de Gobierno, también Vox, consideran que es «un fracaso» y mientras que definen su transformación establecerán una moratoria a las multas desde el 1 de julio.

Así lo ha anunciado el alcalde Martínez-Almeuda en rueda de prensa acompañado por la vicealcaldesa Begoña Villacís y la portavoz del Ejecutivo, Inmaculada Sanz (PP), al término de la primera Junta de Gobierno del mandato. Igualmente, el tripartito eliminará en «los próximos días» los semáforos en la A-5 a su llegada a Madrid, mientras que pone en marcha la reforma de este espacio, donde quiere enterrar esta vía para replicar una zona verde como la del soterramiento de la M-30 en Madrid Río.

Los semáforos de la denominada Autovía de Extremadura, ha defendido la portavoz, «han sido inútiles», «han provocado más atascos» y no han permitido resolver la problemática de esta zona. La A-5 transcurre junto a edificios de viviendas en el Distrito de Latina. El actual alcalde prometió en campaña un soterramiento que el entonces candidato estimó en torno a 180 millones de euros.

Todos contra Madrid Central

El Ejecutivo bicolor, que celebrará las Juntas de Gobierno cada jueves a las 9.00 y en algunas ocasiones las trasladará a los distritos, llevará a cabo un proceso de reuniones con afectados por Madrid Central. Además, «de manera inmediata», aunque aún no se ha aprobado, se decretará una moratoria a las multas. Martínez-Almeida ha señalado que con ambas formaciones comparte la misma «premisa»: Madrid Central «no es el modelo adecuado» y ha fracasado por los datos de polución del primer trimestre de 2019 y por las pérdidas sufridas por los comerciantes.

«La Unión Europea no exige Madrid Central, la UE exige resultados eficientes en la lucha contra la contaminación», ha defendido el regidor madrileño, que tras la moratoria cree que hay que estudiar los «ejes estructurantes» por los que se permitirá circular sin restricción. Los últimos informes de la asociación Ecologistas en Acción señalan sin embargo lo contrario: la contaminación habría bajado en la capital a partir de marzo.