Ciudadanos (España), el SPO (Austria), Centerpartiet (Suecia), Moderaterna (Suecia), SFP (Finlandia), Socialdemokraterne (Dinamarca), el Partido Socialista (Portugal) y el PCP (Portugal) son los ocho partidos más centrados del espectro político occidental. O eso dice el New York Times, que esta semana ha publicado un análisis para ubicar ideológicamente a los dos principales partidos norteamericanos, el Partido Demócrata y el Partido Republicano, en una escala mundial.

El medio se hace eco del Manifesto Project y analiza los programas de los partidos línea por línea para otorgarles una puntuación global que distingue a los partidos entre izquierda y derecha. Empujan hacia la izquierda las menciones al marxismo, las nacionalizaciones, el control de la economía, la paz o las críticas al militarismo, los valores nacionales, la moral o el constitucionalismo. Empujan hacia la derecha las críticas al multiculturalismo, la integración internacional o las menciones a la tradición, el libre comercio o el empequeñecimiento del Estado del Bienestar.

De ese análisis detallado, línea por línea, resulta que el partido más izquierdista del mundo occidental es, de largo, el alemán Die Linke. En el extremo contrario, los dos partidos más a la derecha son el SVP suizo y el Partido de la Libertad del holandés Geert Wilders. Entre medias se ubican todos los partidos españoles, con Ciudadanos prácticamente rozando la “media ideológica”, junto a los partidos mencionados al inicio del artículo. Sorprende la idéntica ubicación de la izquierda portuguesa: el Partido Socialista y el Partido Comunista comparten espectro de forma casi exacta.

Podemos, más a la izquierda que el M5S

Por los extremos destaca Podemos, que se cuela entre los cinco partidos más autoubicados a la izquierda en Europa y Norteamérica, sólo superado por Die Linke y los partidos verdes de Alemania, Dinamarca y Suiza. Según este análisis, la formación que dirige Pablo Iglesias tiene unos planteamientos más extremos que los de la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, el Movimiento Cinco Estrellas italiano o Esquerra Republicana de Catalunya, que aparece al mismo nivel que estos partidos europeos.

Como anécdota, siguiendo la evolución izquierda-derecha, el siguiente partido español que aparece en la infografía es el PNV, al que el análisis de su programa elaborado por el NYT equipara con el Partido Laborista británico, la alianza de izquierdas finlandesa o el independentista escocés SNP. Aparecen justo antes que el Partido Demócrata de los Estados Unidos, cuya autoubicación es prácticamente equiparable a la del PSOE en España.

El artículo incide en la polarización de la derecha norteamericana, señalando que mientras los postulados del Partido Demócrata están en línea con los de los partidos socialdemócratas clásicos de Europa, los del Partido Republicano aparecen más a la derecha que formaciones calificadas de extrema derecha como el Frente Nacional de Marine Le Pen, los Verdaderos Finlandeses o el Partido Popular austriaco.

El Partido Popular aparece muy a la izquierda del Partido Republicano de Estados Unidos y como uno de los partidos más moderados del centro-derecha europeo. De hecho, sus postulados se autoubican ligeramente a la izquierda del partido de Emmanuel Macron, y algo más alejado del Partido Conservador, actualmente en el gobierno en el Reino Unido.

El estudio, que recoge análisis de programas realizados hasta 2017, no incluye a Vox. Por la derecha del Partido Republicano sólo aparecen Alternativa por Alemania y los mencionados partidos ultraderechistas de Suiza y de Holanda.

“La diferencia es que en Europa, los populistas de extrema derecha son generalmente una alternativa a los partidos del sistema. En los Estados Unidos, el Partido Republicano es el partido del sistema”, subraya el artículo, que incide en que “los resultados capturan cómo los grupos se representan a sí mismos, no necesariamente sus verdaderas políticas”.