Internacional | Política Conversaciones con El Independiente

El virus populista en la Europa del siglo XXI

El Independiente, en colaboración con la Fundación Cajasol, organizó en Sevilla un debate sobre populismo

logo
El virus populista en la Europa del siglo XXI
Los participantes en la charla celebrada en Sevilla

Los participantes en la charla celebrada en Sevilla FERNANDO RUSO

Resumen:

El Independiente, en colaboración con la Fundación Cajasol, organizó en Sevilla el 26 de junio un debate sobre populismo moderado por Victoria Prego (presidenta de la APM) y en el que participaron Álvaro Ybarra (director de ABC de Sevilla), Rafael Porras (próximo director de la Radio Televisión de Andalucía) y Casimiro García-Abadillo (director de El Independiente). He aquí sus conclusiones.

“El populismo es el cáncer del siglo XXI y hay que atajarlo ya porque pone en peligro lo mejor que hemos hecho en años: el proyecto de una Europa unida”, ha alertado el director de El Independiente, Casimiro García-Abadillo, en el encuentro que este periódico y la Fundación Cajasol han organizado en Sevilla. “Y, no nos olvidemos —ha puntualizado el periodista—, el nacionalismo es un peligroso populismo”.

En una mesa redonda se han expuesto las causas y consecuencias que estos movimientos políticos protagonizan en distintas partes del mundo.Tanto los europeos como los latinoamericanos, asociados indistintamente a derecha e izquierda, “o los neopopulismos de Estados Unidos o Rusia, cuyos presidentes coinciden en que quieren destruir Europa”, ha asegurado García-Abadillo.

El acto ha empezado con la presentación del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido. En su intervención, ha centrado la cuestión aplicando el mínimo común múltiplo a lo los populismos: “Todos proponen soluciones fáciles a problemas complejos”.

Los populismos “han aumentado por tres su presencia en los últimos años”, ha señalado Pulido, quien ha valorado positivamente la idoneidad de analizar estos movimientos y delimitar el perímetro de este fenómeno para “vislumbrar el escenario que se le viene encima a Europa”.

Tajante se ha mostrado la moderadora, Victoria Prego, que ha descrito los populismos como “una amenaza seria para las democracias liberales”. “Pretenden destruir las democracias pidiendo precisamente más democracia —ha argumentado—; el resultado: sistemas totalitaristas”.

Todos proponen soluciones fáciles a problemas complejos”, ha señalado Antonio Pulido

Como Prego, ninguno de los participantes ha podido esconder su sorpresa ante los resultados de las ultimas elecciones al parlamento europeo, para las que todos vaticinaban un crecimiento de la representación de los partidos populistas, incluso con capacidad de alzarse con una cuota de sillones en la Cámara que pudieran llevarla bloqueo. “Al final han resultado ser un alivio”, ha asegurado la periodista.

Pese a la contención final del voto de los populistas europeos, García-Abadillo ha subrayado que respecto a los anteriores comicios europeos se ha pasado de un 20 a un 25 por ciento de representación. “Es una de las fuerzas políticas más pujantes de Europa —ha alertado el director—; y ojo, porque esto no se está agotando, es un movimiento político creciente”.

¿Qué es el populismo?

Durante la mesa redonda, García-Abadillo ha desmenuzado estos movimientos políticos hasta llegar a las ideas comunes que los sostienen (su exposición completa puede leerse en su columna en estas mismas páginas).

Uno: “La idea del pueblo como un todo —ha empezado a enumerar el periodista—; algo virtuoso que siempre tiene la razón y que a veces tiene características nacionalistas como Vox, Podemos o los populistas latinoamericanos”.

Dos: el maniqueísmo. “Hay dos bloques, los buenos y los malos; el pueblo y la oligarquía; los desheredados y el Ibex35; y ese discurso tiene una demagogia extraordinaria, solo hace falta recordar que Trump, un millonario, se presentó como un antisistema ante Clinton, que representaba a los ricos de Wall Street”.

Tres: La crítica constante al sistema parlamentario. “Podemos reclamaba ‘Democracia real, ya’, como si la democracia fuese un invento de los oligarcas para quitarle poder a los ciudadanos”.

Cuatro: La existencia de un líder carismático. “Desde Le Pen a Pablo Iglesias, o Chávez, Trump, Putin… El partido es un instrumento al servicio del líder, que es el único que sabe interpretar lo que quiere el pueblo”.

Cinco: El rechazo a la libertad de prensa. “Trump insulta y maltrata a los periodistas; Putin nos encarcela, hay niveles. ¿Qué dicen Iglesias, Monedero o Echenique? Que somos sistema, salvo los cuatro autorizados por ellos. El populismo siempre ha limitado la libertad de prensa.

Seis: Las redes sociales como elemento fundamental de difusión. “Los mensajes se trasmiten directamente a los electores y así se consigue que las distintas ideologías detrás de estos populismos se propaguen y refuercen a partir de las noticias falsas”.

Siete: El euroescepticismo. “La idea de una Europa unida en contraposición a una mayor independencia que persiguen los nacionalismos. Todos los populistas son euroescépticos: desde el Brexit a los independentistas catalanes”.

‘Fakenews’ y desigualdad, la receta de Álvaro Ybarra

A continuación de la intervención del director de El Independiente, su homólogo del diario ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra, ha seguido diseccionando las causas que han contribuido al auge de los populismos en países de “gran solera democrática”. De entre todos, el periodista sevillano ha destacado tres: desde la “aparición de demagogos que se aprovechan de la crisis para lanzar propuestas utópicas” a los propios defectos del sistema neoliberal, incapaz de atajar la corrupción y luchar contra las desigualdades, “un gran fracaso”.

“Cuando la gente tiene dificultades para llegar a fin de mes, el primer culpable es el sistema, algo que aprovechan los demagogos”, ha señalado el director de la edición sevillana de ABC. Este argumento entronca con otro de los expuestos por el periodista: la visión maniquea del mundo, que se reparte entre “el pueblo y la élite”.“No hay clase media, que es lo que frena la aparición de estos populismos”, ha argumentado Ybarra.

También la desinformación, paradójica, de la sociedad de la información. “Hay quien es incapaz de distinguir una ‘fakenews’ de una noticia, sobre todo en generaciones más jóvenes, que se convierten en presa fácil de los populismos”, ha explicado Ybarra. “El populismo no trae una transformación real de las estructuras”, ha zanjado el director de ABC de Sevilla.

Rafael Porras: “Vox es más antisistema que populismo”

Por su parte, el presidente ‘in péctore’ —será nombrado previsiblemente a principios de julio aunque ya hay acuerdo político para su nombramiento— de la RTVA, Rafael Porras, ex director de El Mundo Andalucía, ha recordado que el populismo ya existía “en la Rusia del siglo XIX; también en Estados Unidos a principios del XX”.

Porras ha afirmado que muchos de los populismos de nuevo cuño no han germinado al calor de la “revancha de los desposeídos”. Y ha recordado el caso de Bolsonaro, en Brasil, al que “no han votado los más pobres”. También el caso de Vox en España, “que encaja más como un partido antisistema que con el populismo”, ha puntualizado el periodista.

Más allá de lo planteado por sus compañeros de encuentro, el próximo presidente de RTVA ha apuntado al miedo al futuro como una de las causas detrás de los populismos. “Existe un miedo generalizado al futuro y estos movimientos se alimentan de ese temor a un futuro peor —ha criticado—; y ahí los medios también hemos ayudado a propagar ese mensaje, alimentado también por las redes sociales”.

“Es difícil identificar una causa única que explique el surgimiento de los populismos”, ha destacado Porras, que ha zanjado el debate señalando a la crisis económica como “el mayor catalizador” de estos movimientos políticos.

Comentar ()