Carles Puigdemont insistirá en denunciar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la negativa de la Junta Electoral Central a aceptar sus credenciales como eurodiputado y la consiguiente negativa del Parlamento Europeo a aceptarlo como eurodiputado. Así lo ha anunciado hoy su abogado, Gonzalo Boye, que ha respondido en las redes a la negativa del TJUE a dictar medidas cautelares contra la decisión del presidente del PE, Antonio Tajani, de no habilitar a Puigdemont y Antoni Comín como eurodiputados electos para la sesión constitutiva del Parlamento Europeo que tendrá lugar mañana en Estrasburgo.

En una entrada en su perfil oficial de twitter, como es habitual, el abogado de Puigdemont ha restado importancia al revés sufrido ante el Tribunal europeo, que esta tarde ha decidido rechazar la peticion de medidas cautelares por parte del equipo legal de Puigdemont. Dos horas antes, el propio Boye había exhibido como un éxito premonitorio la aceptación del recurso presentado en nombre de Puigdemont, comparando la rápida gestión de la justicia europea -«en cuatro horas han admitido a trámite el recurso», señalaba- con los procedimientos de la española.

Tras el varapalo europeo, sin embargo, Boye argumenta que «era previsible» que el alto tribunal comunitario rechazara sus pretensiones. Las medidas cautelares, con las que Boye pretendía anular la decisión de Tajanai, «eran la forma más rápida de restaurar a los eurodiputados electos en sus derechos» argumenta el abogado en la red social. «Ahora nos centraremos en el fondo del caso que, en definitiva, plantea cuestiones de fondo sobre el sentido democrático de la Unión Europea».

En un auto hecho público este lunes por el tribunal, que previamente había admitido a trámite las reclamaciones de Puigdemont y Comín, la corte con sede en Luxemburgo rechaza todas las alegaciones presentadas por los afectados y da la razón al presidente de la Eurocámara Antonio Tajani, que evitó acreditar a ambos políticos independentistas como eurodiputados al no aparecer sus nombres en la lista oficial de diputados proclamados por la Junta Electoral Central.

Boye ha argumentado que el caso de Puigdemont y Comín «se ganará en Europa, no en España» convencido de que el éxito obtenido al conseguir que el tribunal alemán de Schleswig-Holstein admitiera la extradición del ex presidente catalán sólo por malversación, y no por rebelión, abría la puerta a cuestionar la instrucción de la justica española sobre el 1-O en las instancias judiciales europeas. Sin embargo, la justicia europea ya ha sometido a los independentistas a dos sonoras derrotas.

La primera, cuando hace unas semanas el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) falló en contra del recurso de presentado por Puigdemont, Carme Forcadell y todos los diputados independentistas de la anterior legislatura contra la decisión del Tribunal Constitucional de anular la convocatoria del pleno del Parlament del 9 de octubre de 2017 en el que Puigdemont debía proclamar la independencia. El TEDH consideró que no sólo estaba en su derecho de hacerlo, sino que era el deber del TC anular esa convocatoria para proteger los derechos de los no independentistas en Cataluña. La segunda, el rechazo del TJUE a las medidas cautelares solicitadas por Puigdemont.