Matt Carthy, eurodiputado del Sinn Fein, ha sido hoy la voz del independentismo catalán en la sesión constitutiva del Parlamento Europeo. Durante la primera intervención del presidente de la cámara, el italiano Antonio Tajani, Carthy ha interrumpido para lamentar la ausencia de Carles Puigdemont, Toni Comín y Oriol Junqueras, elegidos en los pasados comicios europeos pero que no han adquirido la condición de europarlamentarios porque no han completado los trámites legales ante la administración electoral.

“Esta cámara debe luchar por los derechos humanos y tiene que dar voz al pueblo de Cataluña”, ha dicho dirigiéndose a Tajani, a quien ha pedido que haga una valoración sobre la situación de los eurodiputados catalanes electos. Mientras, varios eurodiputados exhibían carteles con las imágenes de los aludidos, entre ellos la número dos de ERC y pareja de Raül Romeva, Diana Riba.

Ha sido la única referencia a los dirigentes independentistas, después de que el portavoz de la Cámara, el también catalán Jaume Duch, dejara claro que no será «la primera ni la última vez» que la cámara se constituya en ausencia de algunos de sus miembros. «Mientras no nos comuniquen los nombres de las tres personas que faltan, el Parlamento estará válidamente constituido con 748 diputados» ha advertido Duch, quien ha dejado claro que «lo único que tiene que hacer el Parlamento es ajustar el porcentaje de la mayoría cualificada para los votos que tienen lugar durante el pleno».

Tras configurarse los diferentes grupos parlamentarios, la sesión ha quedado suspendida hasta mañana cuando se votará el nuevo presidente del Parlamento Europeo. Un nombre que sigue siendo una incógnita, dado el bloqueo de las negociaciones entre gobiernos europeos para la elección de los altos cargos del nuevo gobierno comunitario.

En los momentos previos a la sesión constitutiva, los eurodiputados catalanes sí han comentado la ausencia de tres electos. Para el eurodiputado de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, «desde una perspectiva catalana es un día un poco triste» por la imposibilidad de que algunos líderes independentistas fugados o en prisión provisional, como Carles Puigdemont u Oriol Junqueras, tomen posesión del escaño europeo.

El socialista Javier López ha reconocido también que se trata de una situación compleja pero ha recordado que «ya se sabía» que se produciría este conflicto cuando Junqueras y Puigdemont decidieron encabezar las candidaturas de sus partidos al Parlamento Europeo.

Más contundente, el diputado de Cs Jordi Cañas ha ironizado con el «anunciado advenimiento» de Carles Puigdemont y ha acusado al expresidente catalán de buscar la «impunidad» con su candidatura europea, advirtiendo que no la conseguirá. Cañas ha coincidido con el popular José Manuel García Margallo en que la ausencia de los líderes independentistas no responde a nada más que la «normalidad» en la aplicación de la ley.