Política

El juez que 'resucita' Madrid Central obligó a Carmena a mantener la calle General Millán Astray

Entrada a Madrid Central por la Carrera de San Jerónimo.

Entrada a Madrid Central por la Carrera de San Jerónimo. EFE

Madrid Central vuelve a estar en vigor tras la decisión cautelar del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 24 de Madrid, que obliga a paralizar con efecto inmediato la moratoria de multas aplicada por José Luis Martínez-Almeida entre el 1 de julio y el 30 de septiembre. Los coches no autorizados volverán a desaparecer del centro, y si no lo hacen serán multados, después de la decisión adoptada por el magistrado Jesús Torres Martínez.

El magistrado señala en su auto que, de no adoptarse esta suspensión cautelar, se perdería la «finalidad legítima al recurso», dado que «se habría producido una evidente emisión de gases contaminantes» en la zona de Madrid Central a causa de «la entrada de vehículos contaminantes no autorizados, que al no ser sancionados durante el periodo de aviso entrarán sin limitación ni control alguno».

Torres Martínez también motiva su auto en que «en la defensa del medio ambiente está implicada una auténtica función pública, que se base en el modelo del Estado social, y que ha llevado al Tribunal Constitucional a mantener que la protección del medio ambiente se constituya como límite legítimo a la actividad económica».

No es la primera vez que el magistrado Torres Martínez salta a los titulares de la política municipal. Ya lo hizo a finales de mayo de 2018, cuando obligó a la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a mantener el nombre de la calle General Millán Astray, en el distrito de Latina, sustituida en 2016 por la calle de la Maestra Justa Freire.

Entonces, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 7 conminó a Carmena a revertir el cambio al entender que no había justificación para encajarlo en la Ley de Memoria Histórica, en contra de lo argumentado por el Comisionado del Ayuntamiento a tal efecto.

Según lo descrito en aquel fallo, la decisión del consistorio era «disconforme» a Derecho y defendía que no había «manera inequívoca» de probar que Millán Astray, fundador de la Legión Española, «participara en la sublevación militar, ni tuviera participación alguna en las acciones bélicas durante la Guerra Civil, ni en la represión de la Dictadura».

El Ayuntamiento anunció entonces que recurriría la sentencia y que los cambios en el callejero se mantendrían y se ejecutarían. Como así ha sido: la calle Maestra Justa Freire sigue llamándose así, pese a que la Fundación Nacional Francisco Franco ha reclamado esta semana a Martínez-Almeida que revierta los cambios ejecutados en 52 calles por el anterior consistorio, la antigua Millán Astray entre ellas.

Te puede interesar

Comentar ()