La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha iniciado la campaña de impulso para la gran manifestación de la Diada con la que cada año, desde 2012, calienta y marca el inicio del curso político en Cataluña. Y lo ha hecho este año con la presentación de una nueva manifestación en Barcelona, nuevos materiales de merchandaising asociados y un lema que alude a la unidad del independentismo ante la inminente sentencia del Tribunal Supremo en el juicio a los líderes del procés. Un «menú» que parece insuficiente a la ortodoxia independentista, que ha obligado a la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha hacer un despliegue propagandístico propio de los días previo a la Diada para justificar su propuesta.

A estas críticas responde la carta abierta publicada hoy por Paluzie en todos los digitales independentistas, que han recogido al unísono la misiva en la que advierte contra el peligro de debilitar a la ANC con la pretensión de que sustituya al Gobierno en la vía unilateral. Ara, El Punt Avui, El Nacional, Nacio Digital, Vilaweb, y Mon.cat se hacen eco del mensaje de Paluzie, en un despliegue editorial al que pocos pueden aspirar en Cataluña.

Un despliegue que amenazaba con dejar en segundo término la carta abierta de Quim Torra a Pedro Sánchez sobre la investidura. Y en el que Paluzie pone el foco de las críticas en los partidos, para sacarlo de su propia organización.

«Nacen diversas iniciativas que querrían volver» al 1 de octubre «y hacer lo que no hicimos entonces» señala Paluzie en referencia a quienes reclaman una respuesta contundente a la sentencia que vaya más allá de «vender camisetas de colores», como lamenta hoy Josep Maria Terricabras. Otro histórico de la entidad, el historiador Xavier Diez, reclama una respuesta a la sentencia que «les hiele la sonrisa a los tertulianos con lenguaje de suburbio», esto es, lejos de las convocatorias festivas y familiares de otros años.

Sin embargo, Paluzie advierte que «esas propuestas olvidan que el control del territorio se tiene que demostrar cuando existe un gobierno dispuesto a hacer la independencia. Se tiende a confundir unilateralidad con insurrección», una «trampa» que a su juicio solo favorece al Estado porque «iguala hacer la independencia por la vía institucional, con legitimidad democrática» con una insurrección, para deslegitimarla.

La líder de la ANC advierte que para proclamar la independencia necesitan «un gobierno capaz de imponerse como autoridad en el territorio»  añade que «no podemos perder la legitimidad que da tener mayorías parlamentarias y un embrión de institucionalidad que se puede transformar en el gobierno transitorio de la república naciente». Es decir, que pese a sus arengas y amenazas, la ANC no está dispuesta a avanzar por la vía unilateral sin las instituciones y partidos políticos.

Por eso Paluzie pone el foco de nuevo en los partidos, a los que recrimina la falta de unidad independentista en los pactos locales. «Los partidos repiten que no se dan las condiciones para la unilateralidad» se lamenta, «pero no aclara cuales son estas condiciones». Aún así, defiende que «no romperán el hilo que nos une con el espacio de los partidos» para no «aumentar la desunión». Y anuncia más presión sobre ERC, JxCat y la CUP para que «abandonen las luchas partidistas» ante el riesgo de un «regreso al autonomismo» que a su juicio ejemplifica el pacto con el PSC en la Diputación de Barcelona.