Ocho personas tuvieron que ser atendidas este martes después de que un grupo de anticapitalistas arrojase pintura blanca contra un autobús turístico estacionado en la plaza Kennedy de Barcelona, antes de salir corriendo, tal y como ha informado Crónica Global. Los turistas fueron atendidos por el personal de Barcelona Turisme, que posteriormente informó de los hechos y puso una denuncia ante los Mossos d’Esquadra.

La acción ha sido reivindicada por el grupo ‘Batzac-Juventudes Libertarias», que ha publicado la foto del autobús atacado denunciando que «no pinta nada aquí». «El turismo comporta subida de precios, expulsión de los vecinos, perdida de las economías locales y aumento de la precariedad laboral», ha denunciado el grupo, que plantea acciones contra el turismo en Barcelona de manera habitual.

Arran, contra Barcelona Turisme

Precisamente el consorcio que opera ese autobús, Barcelona Turisme, ha recibido este miércoles el ataque de Arran, el grupo juvenil vinculado a la CUP, cuyos miembros se han encadenado en la fachada del edificio, contra el que también han arrojado pintura roja.

Arran ha denunciado posteriormente un despliegue «desproporcionado» de los Mossos d’Esquadra, que han procedido a su desalojo. Los agentes de la ARRO de los Mossos han tenido que arrastrar a varios de los manifestantes, que se negaban a dejar el lugar y no colaboraban con la actuación policial.