España | Navarra | Política

Esparza acusa a Chivite de "perder su dignidad": "Gobernará con los amigos de Josu Ternera"

El Pleno de Investidura que desde esta mañana tiene lugar en el Parlamento de Navarra ha celebrado esta tarde el momento más tenso de la sesión. Tras el discurso de investidura de la candidata del PSN, María Chivite, a las 15.00 horas se ha reanudado la sesión con el turno de réplicas de los partidos. El líder de Navarra Suma, Javier Esparza, ha centrado su discurso en denunciar el apoyo que el PSN obtendrá de EH Bildu, en forma de abstención, y su condición de «socio prioritario» y que será determinante para la investidura de Chivite: «Usted será presidenta gracias a los amigos de ‘Josu Ternera'», ha asegurado Esparza desde la tribuna.

Ha apuntado que la alianza que el PSN ha suscrito con Geroa Bai, Podemos, Izquierda-Ezkerra, y que contará con la abstención de la izquierda abertzale, Chivite pasará a la historia de la Comunidad Foral «como la socialista que dinamitó los acuerdos entre constitucionalistas». El líder de Navarra Suma ha recordado a la candidata socialista que gobernará «bajo las órdenes de Arnaldo Otegi y Andoni Ortuzar, que son los que realmente van a gobernar»: «Se han echado en brazos de EH Bildu».

Ha acusado al PSN y a Chivite de haberse convertido en «el salvavidas» del nacionalismo vasco que ha encontrado en la candidata a la presidencia de Navarra «la marioneta perfecta para seguir haciendo las mismas políticas». Esparza ha señalado que el nacionalismo ha preferido sumarse y unirse a la candidatura socialista al tener claro que «nosotros somos el muro de contención del nacionalismo, con ustedes les ha tocado la lotería».

«Comerse» el programa

Ha reprochado a Chivite que ponga al mismo nivel a Navarra Suma y a Bildu, «a quienes justifican los asesinatos de ETA con quienes, junto a ustedes, los hemos padecido». En su intervencion ha insistido en que si mañana Chivite es proclamada presidenta de Navarra, lo será «por haber sido bendecida por Otegi» y después de «haberse comido el programa electoral de Geroa Bai y Podemos».

Esparza ha subrayado la «conversión» sufrida por el socialismo navarro con el único propósito «de ocupar un sillón» y haber cambiado de posición en cuestiones en las que la pasada legislatura se manifestaron y apoyaron junto a la derecha, como la Ley de Símbolos, la política lingüística o la defensa del marco territorial actual: «Su ambición ha acabado con su dignidad política, se ha vendido por un sillón», ha afirmado Esparza, «con un pacto de la verguenza».

En su réplica, María Chivite, ha defendido la legitimidad de su Gobierno y sus apoyos. Ha asegurado que se compromete a defender el autogoiberno navarro, los símbolos de la Comunidad Foral, garantizar la pluralidad y la defensa «clara y rotunda de la condena del terrorismo»: «Usted no me va a dar lecciones de lucha por la democracia. Mientras yo me partía la cara en la universidad pública, usted se dedicaba a jugar al balon».

Ha denunciado «la doble vara de medir» de Navarra Suma. Le ha recordado a Esparza que la pasada legislatura votó hasta en 57 ocasiones junto a Bildu, «esa es la normalidad», ha señalado, «¿o también tengo que preguntarle qué pacto oculto tenían?». Finalmente, Chivite ha solicitado a Esparza que abandone la crispación y la estrategia de enfretar a los navarros, «Navarra ni va  desaparecer ni va a sufrir todo lo que ustedes dicen».

Comentar ()