El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, en la sede del Parlamento Foral.

El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, en la sede del Parlamento Foral. Mikel Segovia

logo
Javier Esparza (UPN): "Si Chivite preside Navarra gracias a Bildu será legal, sí, pero con un Gobierno inmoral"

España | Navarra | Política

Javier Esparza (UPN): "Si Chivite preside Navarra gracias a Bildu será legal, sí, pero con un Gobierno inmoral"

El presidente de UPN y candidato a la presidencia de Navarra asegura que el PSN está negociando a través de Geroa Bai con Bildu.

Es el candidato que más votos recibió en las pasadas elecciones autonómicas. La coalición con la que se presentó, Navarra Suma, unió en una pugna para frenar al nacionalismo en Navarra a UPN, PP y Ciudadanos. Una insólita alianza que ha dado buen resultado pero insuficiente para gobernar sin apoyos. Y UPN no los tiene. Javier Esparza, el presidente de Unión del Pueblo Navarro, sabe que será difícil que presida la Comunidad Foral. Cada día que pasa los pasos de la aspirante del Partido Socialista de Navarra (PSN), María Chivite, le sitúan más cerca del sillón presidencial. Los contactos con el llamado ‘cuatripartido’, integrado por Geroa Bai, Podemos, Izquierda-Ezkerra, y de modo indirecto, EH Bildu, van tomando cuerpo para conformar un gobierno ‘pentapartito’.

Ha pasado ya un mes desde las elecciones y Esparza sigue sin salir de su asombro. Cada vez ve más claro que Chivite utilizará al cuatripartito para ser presidenta, pero será con ellos, con NA+, con quien gobernará para hacer políticas constitucionalistas. Es la única explicación que encuentra a una operación que por un lado busca aliarse con los partidos a los que ha hecho una férrea oposición los últimos cuatro años y con los que apenas comparte programa. Con la derecha navarra, en cambio, el PSN ha compartido discurso y manifestaciones en defensa de los símbolos navarros, ha subrayado la crítica al nacionalismo y ha defendido los valores constitucionalistas. «Entre PSN y NA+ coincidimos en los esencial, en el 80%», apunta Esparza. «Si el PSN se convierte en el Partido Socialista de Euskadi tendrá la crítica de Navarra Suma e imagino que la de sus propios votantes».

Ante el empecinamiento del PSN por llegar al Gobierno con «quienes no coincide en nada y tendrá que ceder», el líder de UPN solo ve  «ansias de poder» y dosis de ambición, «es lo único que lo explica, presidir Navarra cueste lo que cueste».

Afirma que en contra de lo que aseguran en público los socialistas, sí están dialogando con Bildu. Lo hacen con intermediarios, «Gero Bai es el ‘relator’ del PSN ante Bildu», señala. En su opinión, apoyarse en la coalición de la izquierda abertzale puede ser legal pero de ahí sólo aflorará «un Gobierno inmoral»: «Gobernar gracias a Bildu es inmoral, si lo van a hacer que no nos mientan, que no nos tomen por idiotas y lo digan. Yo no podría presidir Navarra con el voto de esa gente».

Pregunta.- Tras la primera ronda de contactos para la conformación de Gobierno, ¿está más despejado el camino para que María Chivite sea la próxima presidenta de Navarra?

Respuesta.- Depende de cuáles sean los objetivos de las conversaciones. Si las conversaciones que les une están dirigidas a que Navarra Suma no gobierne, el panorama está despejado. Si lo que les une es un gobierno a la contra, excluyendo al 40% de los navarros, también está despejado. Si tienen que hablar de programa, del bien común, de la coherencia de sus principios ideológicos, de lo que cada uno ha defendido, tienen un problemón. Son muy dispares.

P.- Usted mantiene que el 80% del programa de Navarra Suma coincide con el del PSN pero que en cambio los socialistas prefieren unirse a quienes han ejercido una oposición los últimos cuatro años. ¿Se han alimentado más los rechazos, los odios entre izquierdas y derechas que la búsqueda de acuerdos por contenidos?

R.- Nosotros históricamente hemos tenido una fantástica relación con el PSN. Esta legislatura hemos coincidido mucho en la oposición, hemos estado en manifestaciones juntos defendiendo los símbolos de Navarra, la igualdad de oportunidades. En las cuestiones relevantes hemos defendido la misma posición. Siendo eso así, creo que las ansias de poder, de presidir el Gobierno foral, son las que marcan todo. En lugar de conseguir el 100% de lo que es fundamental para Navarra desde el punto de vista programático y que lo conseguirían con nosotros, dicen que prefieren pactar con los que no coinciden. Por tanto, no están pensando en el bien común. Van a tener que hacer cesiones en el proyecto que ellos pensaban que era el mejor para Navarra y que comparten con nosotros. Es todo un sinsentido.

P.- ¿Diría que es una negociación movida más por ambición que por un programa para Navarra?

R.- Es lo único que explica esto, que cueste lo que cueste hay que presidir Navarra.

P.- ¿Ustedes estarían dispuestos a explorar cualquier fórmula de acuerdo con el PSN, incluso la de repartirse la legislatura, dos años NA+ y dos PSN?

R.- La coalición es algo que está abierto, pero no han querido ni hablar con nosotros. Hemos intentado sentarnos con ellos en tres ocasiones y nos han dicho que no.

Lo único que explica la actitud del PSN es querer presidir Navarra cueste lo que cueste»

P.- Si finalmente no fructifica el acuerdo del PSN con el ‘cuatripartito’ (Geroa Bai, Podemos, Bildu e I-E), ¿habrá margen para recuperar la vía de un entendimiento NA+ – PSN?

R.- Seguimos pensando que lo mejor para Navarra es un Gobierno constitucionalista, además es lo que han votado los navarros. Había un gobierno cuatripartito nacionalista que tenía 26 escaños y ahora tienen 19. Eso quiere decir que los navarros y navarras no quieren más políticas nacionalistas, no quieren más políticas populistas, más cuatripartito. En cambio, los que estábamos en la oposición, PSN y NA+, que teníamos 24, nos han puesto en 31 parlamentarias. Lo que dijeron los votantes es que pasáramos a gobernar los que estábamos en la oposición. Ahora, al PSN, con 11 parlamentarios, dice que se une con el cuatripartito derrotado en las urnas para seguir haciendo políticas del cuatripartito, que es lo que no quiere la gente en Navarra. De los 30 escaños que necesita Chivite 16 van a ser nacionalistas e independentistas y 14 de izquierdas, van a mandar los nacionalistas otra vez.

P.- El PSN, ¿diría que hoy por hoy es un partido plenamente constitucionalista?

R.- Sí, defiende el mismo estatus que nosotros. Por eso es inexplicable. Ellos defienden que Navarra tiene que seguir siendo una comunidad foral diferenciada de Euskadi, española y europea. No tengo dudas de que lo defienden, pero luego pactan con quienes quieren que Navarra sea parte de Euskadi para después pedir la independencia de España.

P.- La coalición Geroa Bai, con el PNV como principal socio, ¿diría que es ‘progresista’?

R.- Es un partido de derechas, tiene las políticas tradicionales del PNV. Geroa Bai es el poder, el dinero, Neguri… Es la derecha vasca. La propia Chivite tiene declaraciones en el Parlamento calificándola como la derecha vasca. Pero ahora le lavan la cara y dicen que es progresista. También a Bildu le lavan la cara y dicen que es legal. Será legal pero sus escaños no son como los demás.

P.- Pero Bildu es un partido legal y un gobierno con su apoyo sería legítimo…

El PSN defiende que Navarra sea una comunidad diferenciada de Euskadi, española y europea pero pactará con quienes quieren que sea parte de Euskadi»

R.- Es legal, sí, pero sería un gobierno inmoral. Antes que la política está la ética, la moral. No se puede pactar con una formación política liderada por un señor que en la televisión pública dice que ‘a lo mejor han causado más dolor del que tenían derecho a causar’. Es decir que ellos tenían derecho a asesinar, a mutilar, a perseguir… Yo no podría presidir Navarra con el voto de esta gente, jamás lo haré. Les falta dar muchos pasos. Esta semana trajimos una iniciativa para suprimir los brindis por los presos de ETA y los homenajes, el ‘Ospa Eguna’, etc., y votaron en contra. Les falta mucho.

P.- El PSN asegura que no está hablando, al menos de modo oficial, con la izquierda abertzale. ¿En la trastienda lo está haciendo?

R.- Me consta que están hablando. Chivite será presidenta si pacta con Bildu sino, no lo será.

P.- ¿Quién ejerce de mediador, de ‘correveidile’?

R.- Es fácil ver las confianzas en el cuatripartito para saberlo. En la negociación de la Mesa del Parlamento los representantes de Geroa Bai hablaban con el PSN y luego iban a hablar con Bildu. Geroa Bai es el relator del PSN con Bildu. Un pacto con el independentismo no es gratis. Si se conforma un gobierno a cinco será un gobierno con mayoría nacionalista para hacer política nacionalista.

Cartel electoral de María Chivite, candidata del PSN.

Cartel electoral de María Chivite, candidata del PSN. Mikel Segovia

P.– ¿Cuándo es la última vez ha hablado con María Chivite?

R.- El día de la constitución del Parlamento, el día 19. Le propuse hablar y no quiso.

P.- El objetivo de alcanzar un acuerdo incluso valiéndose de Bildu, ¿cree que es compartido por todo el PSN? ¿Hay discrepancias? Qué les llega a ustedes…

Geroa Bai es el poder, el dinero, es Neguri… Es la derecha vasca. La propia Chivite los ha definido así»

R.- Hay de todo. No sé cuantificar la discrepancia. Chivite dice que será la militancia la que finalmente decida. Me hace gracia, la militancia decidirá lo que ella diga, lo que ella marque. Ya ha dicho que con NA+ a ningún sitio. Las cosas son como son. Gobernar gracias a Bildu es inmoral, pero si lo van a hacer que no nos mientan, que no nos tomen por idiotas y lo digan. No voy a admitir que nos hagan creer que Bildu le da su apoyo gratis. Nadie da nada gratis.

P.- ¿Existe en Navarra un problema de interlocución entre partidos? ¿No se debían haber trabajado mejor los puentes de diálogo entre las formaciones? En la vecina Euskadi la derecha constitucionalista, el socialismo y el nacionalismo han llegado a acuerdos.

R.- La interlocución con el PSN siempre ha estado abierta y ha sido muy buena. También con la UGT, tengo amigos socialistas, etc. Lo que ocurre es que están en la estrategia de gobernar Navarra y para eso vale todo. Las ambiciones personales son legítimas pero en este escenario traspasan una línea: acordar con los que piensan distinto a ti en casi todo. Además, se traspasa una línea inmoral. Es un camino que no dará estabilidad a Navarra. La tendría con nosotros, con quien coincide en el modelo institucional y programático.

P.- Usted ha insistido esta semana en su ofrecimiento de dos síes a Pedro Sánchez en el Congreso para su investidura. ¿Cree que aún tiene margen de revertir la situación?

R.- De nosotros se dice que somos la derecha no sé qué… pero siendo de derechas estaría dispuesto a votar a un presidente socialista, si eso sirve para que en España no se dependa del independentismo y tampoco en Navarra. Sería bueno para Navarra y para España. Yo no me presento a las elecciones para hacer presidente a un socialista pero creo que en este momento, tal y como están las cosas, es fundamental. El constitucionalismo, la unidad y el proyecto que compartimos es fundamental.

Gobernar gracias a Bildu es legal, sí, pero sería un gobierno inmoral. Yo no podría presidir Navarra con el voto de esa gente»

P.- Ese ofrecimiento de apoyar a Sánchez con dos votos, ¿es respaldado por sus dos socios de coalición, Ciudadanos y el PP navarro?

R.- Yo tomo las decisiones que a mí me corresponden. Las decisiones las tomo yo. Están siendo apoyadas. No lo han cuestionado ni aquí ni en Madrid.

P.- Entonces, ¿por qué en Madrid ni PP ni C’s han accedido a “sacrificarse por España”, como ahora se argumenta, para que Sánchez no dependa del nacionalismo o de Podemos? ¿No es una contradicción?

R.- A mí me gustaría un acuerdo a tres, PP, PSOE y Cs. Daría estabilidad a España y permitiría que las posturas extremas y radicales no decidieran, que los independentismos y los nacionalismos excluyentes no decidieran. No tiene sentido que en España quienes quiten y pongan presidentes sean los independentistas que quieren romper España, eso sólo pasa aquí. El modelo es el europeo, pactar para alejarse de los extremismos y los nacionalismos.

P.- La negociación que determinará el futuro de Navarra se está basando en ocasiones en etiquetas algo simplistas para vetar o permitir negociaciones: ‘la derecha rancia’, ‘la izquierda populista’, ‘el nacionalismo excluyente’… ¿No habría que bajar a propuestas concretas, a la letra pequeña para facilitar otro tipo de negociaciones?

R.- Cuando bajamos a cosas concretas coincidimos con el PSN y cuando lo hace con los que ahora negocia no. Son los que han tomado decisiones para excluirnos, han sido sectarios. Por eso, la gente ha dicho ya vale.

P.- En sentido inverso, las formaciones de izquierdas y nacionalistas también les acusan a ustedes de excluirles en sus políticas. Es evidente que la tensión y fractura en Navarra tras la legislatura que ahora concluye es importante. ¿No es tiempo de empezar a enfriar el ambiente, de reconducir diálogos, de buscar consensos y puntos de acuerdo entre diferentes?

Me consta que están hablando con Bildu. Geroa Bai es el relator del PSN»

R.- Nos estamos jugando el ser. No se trata de enfriar sino de defender lo que uno piensa. No voy a enfriar ninguna posición para que Navarra sea Euskadi.

P.- Enfriar el clima político no supone renunciar a principios ni ideas…

R.- Pero es que se nos ha perseguido. Hemos hecho oposición. Entre 2011 y 2015 si vemos que hicieron ellos en la oposición… Fue quemar a lo bonzo a todo aquel que no fuera nacionalista. Aquí se ha utilizado la mentira y la difamación. Dijeron que iban a levantar las alfombras, dijeron que éramos todos unos corruptos. Han levantado las alfombras y somos el único partido de España que no tiene un sólo caso de corrupción después de gobernar 23 años. Hemos aguantado lo que no está escrito. Se han dicho disparates de nosotros, de compañeros nuestros. Alguno no ha aguantado esa presión y ya no está… Vamos a denunciar lo que va contra nuestras convicciones pero siempre desde el respeto.

P.- ¿Ha hablado con Pedro Sánchez? ¿Lo ha intentado?

R.- No. Tampoco lo he intentado.

P.- ¿La reticencia con el apoyo de Bildu que mostró inicialmente Ferraz ha desaparecido del todo?

R.- Sí, Ferraz no necesita ya los dos votos de UPN. Tenía claro que si nuestros dos votos eran fundamentales sería posible que gobernáramos Navarra y es posible que lo hagamos si no se juntan los cinco partidos. Con Ábalos sí hemos hablado y le hemos trasladado que estamos dispuestos a acuerdos en los que cabe todo.

Me gustaría un acuerdo a tres PSOE, PP y Cs, daría estabilidad a España y permitiría que no decidieran las posiciones extremas»

P.- La coalición Navarra Suma se creó para lograr el Gobierno de Navarra. ¿Se mantendrá si finalmente ocupan la oposición?

R.- Ha sido una coalición de éxito. Hemos conseguido que Joseba Asirón no sea alcalde de Pamplona y Uxue Barkos no sea presidenta de Navarra. También hemos recuperado alcaldías. Nosotros vamos a seguir compartiendo este proyecto de éxito. Somos una coalición que va a funcionar de forma conjunta. Puede haber cosas puntuales en las que uno y otro pensemos distinto pero lo que tenga que ver con Navarra, en lo esencial, estamos de acuerdo.

P.- ¿Qué ve más cerca, el acuerdo de Chivite con el cuatripartito o una repetición electoral en Navarra?

R.- No lo sé. Depende de muchas cosas. Ella quiere ser presidenta con los nacionalistas para hacer política constitucionalista.

P.- Es decir, que ocupará el sillón con el cuatripartito pero gobernará con ustedes…

R.- Sí. No sé si Bildu, Geroa Bai e I-E estarán dispuestos a tolerarlo.

P.- Pero los acuerdos de este tipo van acompañados de un pacto programático.

R.- Pues entonces o Chivite renuncia a todos sus principios o los demás deben renunciar a lo que han hecho. Nosotros seremos coherentes, defenderemos lo que defendemos y criticaremos lo que siempre hemos criticado. Navarra Suma decidirá las políticas la próxima legislatura.

No voy a enfriar ninguna de mis posiciones para que Navarra sea Euskadi»

P.- Por tanto, si finalmente está en la oposición no aspira a dificultar la gobernabilidad a Chivite.

R.- Lo que va a ocurrir es que ella tendrá que ceder parte de sus políticas para que Navarra siga acercándose a Euskadi. Si el PSN se convierte en el Partido Socialista de Euskadi tendrá la crítica de NA+ e imagino que la de sus propios votantes.

P.- Si finalmente fracasa la ‘Vía Chivite’ y usted llega a la presidencia de Navarra, ¿cuál será su primera decisión?

R.- Le diré tres. Bajar impuestos, derogar el decreto del euskera de acceso a la función pública y un plan de empleo con UGT, CCOO y la patronal.

P.- Y si es María Chivite, ¿cuál cree que serán las que impulse como prioritarias?

R.- No lo se, pero serán nacionalistas. Las intentarán tapar, se avergonzarán de lo que quieren hacer.

P.- La legislatura recién inaugurada, ¿será corta, convulsa, de fractura…? ¿Qué adjetivos le asignaría?

R.- Va a ser la legislatura de la hemeroteca. Todos nos hemos retratado esta legislatura y en campaña, hemos dicho lo que íbamos a hacer. Creo que se va a utilizar mucho la hemeroteca y veremos si la clase política está a la altura de lo que dijo que iba a hacer.

Comentar ()