Tapada por la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta madrileña y por la agónica negociación entre PSOE y Podemos para investir presidente del Gobierno a Pedro Sánchez, está teniendo lugar estos días una importante lucha interna a escala regional en la formación morada: la guerra por el control de la rama andaluza de Podemos. La batalla de momento solo se visualiza a nivel mediático porque nadie hace declaraciones públicas, pero de puertas adentro cada parte sí trabaja para salir airosa de la refriega que se avecina.

Y es que en la dirección andaluza, controlada por los afines a la secretaria general Teresa Rodríguez y al alcalde de Cádiz José Manuel González Kichi, hay temor a que la cúpula estatal promueva la candidatura de Noelia Vera, diputada nacional por Cádiz, portavoz del partido y afín a Pablo Iglesias. El pánico por que Vera, una de las caras visibles en el Congreso, concurra por el liderazgo de la federación andaluza afecta directamente a los planes del círculo de Rodríguez, marcadamente anticapitalista.

Si Vera concurre, afectaría los planes de la dirección andaluza

El miedo de los afines a Rodríguez y Kichi ya fue adelantado por El Independiente en junio, pero se aviva especialmente ahora: primero, porque en junio pasado el responsable de comunicación morado en Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, publicó una reflexión en Viento Sur titulada Buscando nuevos caminos desde la izquierda desde la que se aboga por un «sujeto político propio andaluz, confederable con otras fuerzas políticas».

«El bloque histórico no es Unidas Podemos ni Adelante Andalucía [la marca electoral con la que viajan Podemos e IU en la comunidad más poblada de España], ni podemos pensar que en estos momentos pueda verse representado por una opción política electoral», escribía Pérez Ganfornina. «Más bien toca reflexionar sobre cómo lo electoral-institucional interactúa con el afuera, los movimientos, los centros de trabajo, las universidades, etcétera». Parte del contenido del artículo gravita en torno a la estrategia del partido-movimiento frente a la rigidez de los partidos clásicos, una teoría con fuerte raigambre trotskista.

En Podemos Andalucía se habla ya de crear un «sujeto propio» o «independiente»

La segunda razón que ilustra la actual guerra mediática en los intestinos de Podemos es la publicación por parte de El Mundo en la última semana de «la hoja de ruta para romper con Pablo Iglesias». Según este documento, la dirección andaluza prepara una propuesta para conseguir la independencia de Podemos y convertirse en una formación autónoma, un «sujeto político independiente» que parece ajustarse a la propuesta de Pérez Ganfornina.

Fuentes de la corriente Anticapitalista rebajan el alcance del documento filtrado: «Se publicó un análisis coyuntural tras las elecciones municipales y autonómicas, pero hoy por hoy no pasa de borrador y se ha quedado viejo. Quizá sale ahora para debilitar la negociación de Pablo Iglesias con el PSOE», recelan.

La independencia de Podemos es un debate que no se ha dado»

«El sujeto político propio está ya insertado en Adelante Andalucía. Sobre la ruptura o no con Podemos, es un debate que no se ha dado en nuestra organización ni por asomo», aseguran. Estas mismas personas aseveran que no existe ningún tipo de acuerdo o pacto con el líder de Más Madrid Íñigo Errejón para contrariar a Iglesias.

Lo que sí hay es alarma por la posibilidad de que Pablo Iglesias trate de hacerse por la vía de las primarias con el poder de la federación más díscola, la que nunca ha controlado. Y para ello el aparato estatal contaría con una peso pesado como Noelia Vera, advierten desde la otra parte. Los responsables de prensa de Podemos no responden estos días y la comunicación morada se gestiona vía Twitter, ya sea para criticar a Pedro Sánchez por irse de vacaciones en vez de negociar o para opinar sobre la situación del Open Arms. Así que nadie confirma nada.

En octubre podría haber una conferencia política, si no hay elecciones

Periodista de formación, la gaditana Vera (1985) ha pasado por diversas redacciones de televisión y medios impresos, así como por diversos países latinoamericanos. En febrero de 2014, en los albores de Podemos como partido político, Vera recaló en La Tuerka, el espacio presentado por Iglesias. Como portavoz su cara resulta familiar en las ruedas de prensa en la sede de la Calle de la Princesa.

Debido a la incertidumbre en torno al Ejecutivo central y a la investidura de Sánchez, no hay de momento convocada en Podemos Andalucía ninguna asamblea orgánica sobre el rumbo a seguir. Pero los documentos filtrados contemplan octubre o noviembre como posible fecha para celebrar una Conferencia Política en esta comunidad, siempre que no haya repetición electoral. En ese caso, todo quedaría postergado.

Los rumores apuntan a que Rodríguez no optará a su reelección

Los rumores apuntan a que Rodríguez no se presentará a su propia reelección como secretaria general, versión que la líder andaluza de Podemos no ha confirmado. Con esos mimbres, la candidatura de Noelia Vera sería aún más potente a expensas de que concurra otro rival. Los diputados por Cádiz en el Congreso son pablistas; los principales dirigentes andaluces, anticapis y gaditanos. La batalla de Podemos en Andalucía pasa inexorablemente por esta provincia meridional y turística.