En plena exhibición de divisiones entre JxCat y ERC, o entre la ANC y los partidos, a las puertas de la Diada y la sentencia del juicio al procés, el independentismo ha saludado hoy el nuevo curso con el lanzamiento de una nueva campaña «anónima» con la que recuperar la unidad secesionista y mantener la movilización de sus seguidores en un otoño que, de nuevo, se presume definitivo. «Tsunami Democratic» o el hastag #TsunamiD es el lema que ya ha recibido el apoyo de los principales líderes del independentismo y que anuncia un largo camino hacia la independencia.

«El viaje es largo», anuncian los impulsores de la campaña, que aclaran en su manifiesto fundacional que «no somos una nueva organización: somos una campaña constante, continua e inagotable» y aseguran que»hay respuesta» y «estrategia», frente a los lamentos públicos de cada vez más voces independentistas por la desorientación y división de partidos y entidades ante la temida sentencia. El último ejemplo lo han dado este fin de semana el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el del Parlament, Roger Torrent, al enfrentarse por la pretensión del primero de volver a intentar investir a Carles Puigdemont, una pretensión que Torrent ha rechazado en repetidas ocasiones para no contravenir las advertencias del Tribunal Constitucional.

El mensaje ha recabado rápidamente el apoyo de los dos principales líderes del independentismo, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, enfrentados por la estrategia a seguir tras la sentencia. El primero impulsa de nuevo su investidura a distancia como «estrategia de confrontación», mientras el segundo defiende el adelanto electoral que abandera Esquerra. Hoy en las redes, sin embargo, los dos han mostrado su supuesta sintonía en favor de la nueva campaña independentista.

«Hay que recuperar la iniciativa» ha advertido Puigdemont, que recoge la apuesta por la confrontación explicitada en el manifiesto con la defensa de la «desobediencia civil» y la «no violencia». «El compromiso con la no violencia nos hace más fuertes, que nadie lo dude» apunta el ex president fugado en Waterloo.

Junqueras, por su parte, insiste en el eje argumental de su defensa: «votar no es delito» y asegura que «la democracia prevaldrá siempre». También dirigentes de la CUP se han sumado a la campaña, que ha recibido el apoyo además de las entidades independentistas, sin que nadie se haya arrogado la autoría.

El viaje a la independencia «es largo y complejo» destacan y «en el trayecto parece que algunas palabras hayan perdido significado y firmeza». Se refieren a conceptos como «unidad», «referéndum», «democracia» y lamentan la «desorientación y la frustración acumuladas». Una frustración que proponen combatir con una nueva movilización masiva tras la sentencia.

Una fórmula para desmentir la guerra abierta en el seno del independentismo por el liderazgo político en Cataluña que JxCat y ERC necesitan encubrir en los días previos a la Diada, la sentencia, y el segundo aniversario del 1-O, cuando Tsunami Democràtic anuncia nuevos envites,