Política

El escollo de la exhumación, ¿el Gobierno puede decidir dónde se entierra a Franco?

Con la familia enfrentada, las principales dudas jurídicas radican en si el Ejecutivo puede obligar a los nietos a enterrar los restos del dictador en el Pardo en vez de en La Almudena

logo
El escollo de la exhumación, ¿el Gobierno puede decidir dónde se entierra a Franco?
Panorámica de la basílica del Valle de los Caídos.

Panorámica de la basílica del Valle de los Caídos. EFE

Resumen:

El Tribunal Supremo decidirá el próximo día 24 de septiembre si los restos del dictador Francisco Franco pueden salir de la Basílica del Valle de los Caídos, tal y como lo ha acordado el Gobierno de Pedro Sánchez. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal ha fijado dicha fecha para la deliberación y fallo del recurso interpuesto por los nietos del caudillo contra el decreto-ley del Consejo de Ministros donde se daba luz verde a la exhumación de los restos del ex jefe del Estado.

Las distintas fuentes jurídicas consultadas por El Independiente explican que el principal escollo jurídico que contemplan los magistrados de la Sección Cuarta gira en torno a si el Ejecutivo puede determinar donde se deben reinhumar los restos de Franco y, sobre todo, si lo puede hacer en contra del criterio de sus nietos. La familia ya ha anunciado que su deseo es que el cuerpo de su abuelo pueda descansar en la catedral madrileña de La Almudena mientras que en Moncloa quieren que los restos se entierren en el cementerio de Mingorrubio (El Pardo) para evitar problemas de orden público en el centro de Madrid.

El asunto es complejo puesto que la familia Franco es propietaria de un panteón en catedral de La Almudena y, a priori, todo apunta a que tienen derecho a reinhumar allí los restos del dictador. Si bien es probable que el Alto Tribunal dé vía libre el próximo día 24 a que el cuerpo del caudillo salga de Cuelgamuros, existen más dudas sobre qué resolver respecto al destino último de los restos del dictador.

Los Franco ya han advertido de que en el caso en el que el Supremo valide el acuerdo de exhumación aprobado por el Ejecutivo socialista confían en que «en absoluto» se produzca «un cercenamiento escandaloso de sus derechos fundamentales» y que se les reconocerá «su legítimo derecho a inhumar a su abuelo en su sepultura familiar en la cripta de La Almudena”.

Asimismo, las fuentes informantes explican que en el Supremo se harán esfuerzos por no romper la unanimidad que se logró el pasado mes de junio cuando se decidió paralizar la exhumación de forma cautelar a la espera de resolver el fondo del asunto. No obstante, en estos momentos no se descarta ningún escenario y hay quien cree que dicha unanimidad en la Sala corre peligro. El ponente de la sentencia será el magistrado Pablo Lucas,

El pasado 5 de junio, la Sección Cuarta concluyó que se debía paralizar la exhumación del caudillo de la Basílica del Valle de los Caídos  porque “la mera posibilidad de que prosperaran las pretensiones de los recurrentes cuando ya se hubiere producido la exhumación y fuere preciso llevar de nuevo los restos mortales exhumados a su actual sepultura comportaría un muy grave trastorno para los intereses públicos encarnados en el Estado y en sus instituciones constitucionales, habida cuenta de la significación de don Francisco Franco Bahamonde”.