El Partido Popular asegura que «es Pedro Sánchez el tiene que contestar a Albert Rivera ya que hasta ahora ha rechazado todas estas mismas propuestas» cuando venían por parte de los populares. De esta manera pasa la pelota al líder del PSOE, aunque asegura que «Pablo Casado está dispuesto, como siempre ha hecho, a reunirse tanto con Albert Rivera como con Pedro Sánchez».

El riesgo ahora para los populares es que Rivera, quien se ha negado hasta en dos en dos ocasiones a reunirse con el presidente del Gobierno en funciones, tome la iniciativa a apenas un día de saber si habrá o no una nueva sesión de investidura antes del día 23, cuando su Majestad el Rey culmine este martes su nueva ronda de contactos.

Por eso, desde Génova recuerdan que Casado acudió nada más celebradas las elecciones a Moncloa donde ofreció a Sánchez «un acuerdo en política fiscal y presupuestaria y consensuar una actuación conjunta en Cataluña».

En su segundo encuentro, amplió esa propuesta a un pacto constitucional en Navarra para impedir que el nuevo gobierno foral dependiera de Bildu. Eso pasaba por respetar la lista más votada, esto es, Navarra Suma, producto de un acuerdo entre UPN, PP y Ciudadanos. Fue en el debate de investidura cuando Sánchez «dio un portazo a todos estos ofrecimientos dejando claro su deseo de formar un gobierno ‘progresista de izquierdas’ para derogar las medidas del gobierno del PP, presentar de nuevo los Presupuestos pactados con Unidad Podemos y apelar al diálogo con las formaciones independentistas», denuncian en el cuartel general de los populares.

Todo para llegar al pleno de control del miércoles de la pasada semana donde «volvió a rechazar la mano tendida de Casado» para alcanzar pactos de Estado en otras muchas materias más como violencia de género , ley electoral o educación. En definitiva, dejan la pelota en el tejado de Moncloa y de Ciudadanos con la incógnita, aún, de si habrá reunión esta tarde, que Génova no quiere confirmar.