El escultor Julio López, junto al modelo en poliéster del monumento a Julián Besteiro en una imagen tomada en su estudio en 2016.

El escultor Julio López, junto al modelo en poliéster del monumento a Julián Besteiro en una imagen tomada en su estudio en 2016. A. S.

logo
La 'deuda' de Tezanos con Besteiro: la estatua que nunca se terminó

Política

La 'deuda' de Tezanos con Besteiro: la estatua que nunca se terminó

El hoy presidente del CIS promovió una campaña de captación de fondos hace 29 años, cuando estaba al frente de la Fundación Jaime Vera, para encargar una escultura del ideólogo socialista / En 2020 se cumplirán 80 años de su fallecimiento

Hace 29 años, José Félix Tezanos lideró una iniciativa para honrar la memoria de Julián Besteiro. Desde su condición de presidente de la Fundación Jaime Vera y miembro de la ejecutiva del PSOE, el hoy presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) promovió una campaña de captación de fondos para encargar una escultura dedicada al ideólogo socialista. Casi tres décadas después, el molde de la (futura) estatua sigue esperando en el taller que se retome el encargo para su fundido en bronce.

Tezanos salió hace años de la ejecutiva del partido, la fundación que presidía entró en crisis económica y nunca se terminó de reunir el dinero en el que se presupuestó la estatua de Besteiro (de cuya muerte se ha cumplido este viernes 79 años), por lo que el proyecto nunca ha llegado a ver la luz. A estas vicisitudes se suma el fallecimiento del escultor: Julio López Hernández murió el 8 de mayo de 2018 a los 88 años sin haber podido ver terminada la obra.

«Claro que me apena, no se lo puede imaginar. Hablé con todos los secretarios de Organización [del PSOE] que vinieron después de mí y les insistí. Sí sé que, en la época de Pepe Blanco, hablaron con el escultor e hicieron un nuevo contrato», explica Tezanos en conversación telefónica con El Independiente. El sociólogo cántabro salió de la ejecutiva socialista en el XXXIII Congreso del partido -celebrado en Madrid en marzo de 1994 y en el que se aupó a la Secretaría de Organización Ciprià Císcar en sustitución de Txiki Benegas, ya fallecido- y lo sustituyó Ludolfo Paramio en la secretaría de Formación.

La idea había surgido en septiembre de 1990 como broche a las jornadas que, bajo el título Los intelectuales y la política y organizadas por las fundaciones Sistema y Jaime Vera, se organizaron en Carmona al cumplirse el cincuenta aniversario del fallecimiento de Besteiro en la prisión de esta localidad sevillana (concretamente el 27 de septiembre de 1940). En aquel ciclo participaron Alfonso Guerra, entonces vicepresidente del Gobierno; los ministros de la época Virgilio Zapatero (Relaciones con las Cortes) y Matilde Fernández (Asuntos Sociales); los diputados Jordi Solé Tura y Francisco Fernández Marugán; el historiador Manuel Tuñón de Lara…

La pretensión era encargar dos esculturas idénticas: una se colocaría en el lugar que ocupaba el antiguo penal de Carmona -adonde fue trasladado tras pasar por las prisiones madrileñas de Porlier y Paseo del Cisne y la palentina de Dueñas- y otra en la sede del PSOE federal, junto a la de Pablo Iglesias. Besteiro sucedió al fundador del partido en la presidencia en el año 1925.

Crónica de las jornadas dedicadas a Besteiro en Carmona en 1990 publicada en el diario 'Abc'.
Crónica de las jornadas dedicadas a Besteiro en Carmona en 1990 publicada en el diario ‘Abc’ de Sevilla.

Fue Tezanos quien, en 1991, firmó el contrato con el artista. «Yo entendía que era uno de los mejores escultores que había en aquel momento. Él simpatizó con la idea e hizo un boceto que se presentó en esas jornadas que hicimos en Carmona», justifica el ex presidente de la Fundación Jaime Vera, al frente del organismo estatal de opinión pública desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa.

El presupuesto se cerró en unos nueve millones de pesetas (unos 54.000 euros), de los que sólo llegaron a pagar una parte a Julio López. «Se hizo una recaudación popular para sufragar el coste de la escultura y se reunieron unas 300.000 pesetas. Recuerdo que no se llegaba al medio millón», subraya el actual presidente del CIS.

Tezanos lideró en 1990 una colecta para encargar una escultura de Besteiro, de cuya muerte se cumplirán 80 años en 2020

Después de documentarse durante meses para aproximarse al personaje, Julio López hizo un modelado en barro a tamaño natural inspirándose en la última fotografía en vida que un compañero del penal le hizo a quien había sido presidente de las Cortes durante la Segunda República. La imagen plasma a un Besteiro sentado en una silla de enea sobre un basamento que reproduce el suelo de la antigua cárcel sevillana, con las manos apoyadas sobre el regazo y las piernas cruzadas.

José Félix Tezanos califica de «magnífico» el boceto presentado por Julio López y cuenta que éste recurrió como modelo a un sobrino de Besteiro. «Incluso se puso un traje que conservaba de su tío para hacer el modelado de la escultura», añade.

Cuando este diario lo visitó en septiembre de 2016 en su taller de la madrileña calle de los Narcisos, el artista se mostró muy satisfecho con el resultado de su trabajo y se mostró esperanzado en que algún día pudiera enviarlo al taller de Codina Escultura en Paracuellos del Jarama (Madrid) para su fundido en bronce. «Representa una aceptación muy elegante, de grandioso político que se rinde en una guerra que pierde. Un hombre inteligente que espera que su lucha se reconozca y dejar una huella buena. Yo creo que eso lo he conseguido con esas manos como si estuviera maniatado, pero que simplemente está posando», describió.

Reproducción en poliéster

Para evitar que se deteriorara el modelo original, el escultor hizo una reproducción en poliéster -de un metro y medio de altura- a la espera de que se retomara el encargo y se pudiera fundir en bronce, último paso antes de completar el trabajo. En este tiempo, tan sólo hubo un acercamiento por parte del PSOE para actualizar el presupuesto inicial. En mayo de 2005, el entonces director de Finanzas del partido (Xoan Cornide) se puso en contacto con el escultor para que cuantificara el coste que tendría la terminación de la obra, sin que el artista tuviera más noticias.

Tezanos no duda a la hora de afirmar que la terminación de la obra sería el mejor homenaje que el Partido Socialista podría hacerle a Julián Besteiro en 2020, cuando se cumplirán 80 años de su muerte. «Sería un acto de justicia», zanja.

Los promotores no lograron reunir el dinero y el escultor Julio López, ya fallecido, no llegó a fundir en bronce el modelado que hizo

En su opinión, la copia que se exhibiría en Carmona se podría financiar con las aportaciones que hicieran el Ayuntamiento de esta localidad sevillana y alguna entidad bancaria andaluza -como Cajasol o Unicaja- a través de su obra social y que la que se colocara en la sede nacional del PSOE corriera por cuenta de alguna fundación del partido y de la UGT, dado que Julián Besteiro también presidió el sindicato ‘hermano’ (de 1925 a 1931 y de 1932 a 1934).

El modelo en poliéster sólo ha salido del taller de Julio López para sendas exposiciones. En 1998 formó parte de La realidad paralela, una muestra sobre parte de su obra escultórica y pictórica organizada por Caja de Asturias en Oviedo. Durante el primer trimestre de 2016, la obra integró la retrospectiva organizada por la Real Academia de Bellas Artes de Madrid en colaboración con la Fundación Banco Santander bajo el título El camino inverso.

Comentar ()