El director de los Mossos d’Esquadra, Andreu Martínez, deja el cargo que había ocupado durante año y medio, en vísperas del segundo aniversario del referéndum del 1-O y ante un otoño que se prevé tenso por las movilizaciones previstas ante una eventual condena del caso «procés».

Según han informado fuentes del Departamento de Interior, Martínez, cuyo relevo se hará oficial mañana, será sustituido en el cargo por Pere Ferrer, hasta ahora jefe de gabinete del conseller de Interior, Miquel Buch.

La renuncia de Martínez se produce en pleno escándalo por la detención de siete miembros de los CDR que planeaban sabotajes y acciones violentas con motivo del aniversario del 1-O y la publicación de la sentencia del juicio al procès.

Interior, no obstante, asegura que la dimisión de Martínez no guarda relación con el contexto político y se produce sólo «al entender que ha conseguido los objetivos que se había marcado para esta etapa».

Martínez llegó al cargo en junio de 2018 para sustituir al anterior director de la policía autonómica, Pere Soler. Soler fue uno de los cargos de Mossos destituido en aplicación del artículo 155 de la Constitución y forma parte del proceso judicial contra la cúpula del cuerpo policial durante el desafío independentista de 2017.

Pere Ferrer, nuevo director de los Mossos, ejercía en su cargo de jefe de gabinete de Interior desde el año 2015. Es licenciado en Ciencias Ambientales.