Noelia Posse no se va. Ni las polémicas suscitadas por los múltiples casos de nepotismo dentro de su gestión; ni las presiones internas por parte de su propio partido para que dimita, que ya ha abierto una investigación; ni el hecho de estar lastrando la imagen del PSOE en plena campaña electoral han parecido persuadir a la alcaldesa de Móstoles a dejar su cargo.

La política se enroca en su cargo incluso ante la inédita circunstancia de estar en minoría en el Ayuntamiento de Móstoles -el segundo municipio más habitado de la Comunidad de Madrid por detrás de la capital- después de que esta misma mañana Más Madrid Ganar Móstoles le retirase su apoyo por la «crisis institucional» que se ha creado en torno al consistorio municipal.

De este modo, los dos concejales de la formación de Íñigo Errejón -Gabriel Ortega y Susana García Millán- han presentado su carta de renuncia a seguir formando parte del Ejecutivo regional, dejando a Noelia Posse en minoría, con sus diez ediles y los dos que les brinda aún Podemos.

La regidora ataca a Más Madrid, y recuerda que «su mal resultado electoral no va a condicionar al Gobierno de Móstoles»

A través de un comunicado remitido por el Ayuntamiento de Móstoles, la regidora ha decidido enrocarse en su cargo y reafirmarse en la idea de no dimitir porque «no ha cometido ninguna ilegalidad». «Las elecciones se ganan en las urnas y el mal resultado electoral de este partido -Más Madrid- , que ahora ha decidido pasar a la oposición, no va a condicionar el Gobierno de la ciudad», ratificaban.

Y más nubarrones se ciernen sobre Noelia Posse. Según ha adelantado La Vanguardia, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Móstoles, Pablo Ruz, habría abierto la puerta a investigar a la regidora por un delito de falso testimonio, por mentir presuntamente en una declaración como testigo.

Mientras, las presiones continúan en las filas socialistas. Este lunes, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha indicado que, en relación a si espera que Posse dimita, «la responsabilidad política en este caso tiene un camino».

Lastra ha agregado que en el partido están «sorprendidos» y «disgustados» con las decisiones de la regidora mostoleña. «A mí me gustaría que se fuera responsable con las decisiones tomadas», afirmaba, deslizando de forma velada la necesidad de que presente su renuncia.