El concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento, Pablo Soto, ha presentado su dimisión tras ser acusado de un presunto caso de acoso sexual. Soto ha explicado la situación en un mensaje difundido a través de sus redes sociales en el que confirma su renuncia, que se hará efectiva inmediatamente.

«Me veo envuelto en una situación que jamás hubiera imaginado y creo que tengo que dar explicaciones», escribe el concejal, que dice no recordar las circunstancias concretas en las que se produjo el supuesto acoso.

Soto, por la información que ha recibido, lo enmarca en una fiesta después del trabajo en la que, presuntamente, habría solicitado ayuda para ir al baño puesto que está postrado en una silla de ruedas desde hace años. En ese caso, se la habría solicitado a una persona del entorno de los grupos de trabajo del partido, que dice no conocer, a la que habría realizado comentarios de índole sexual una vez en el cuarto de baño.

Posteriormente, esa persona denunció sentirse acosada tras encontrarse con el concejal Pablo Soto en una reunión de trabajo.

Soto asegura no recordar nada de la situación y achaca la laguna al efecto del alcohol. «Peso 45 kilos y unas cervezas pueden sentarme realmente mal; pero los últimos años he medido mal la cantidad y la frecuencia de lo que he bebido», describe el concejal, miembro del núcleo duro del equipo de Manuela Carmena.

«No fui consciente de ninguno de los dos episodios; no recuerdo ni haber ido al baño aquel día, ni tampoco sabía nada cuando estuve en aquella reunión. Pero eso no quita que hay una persona que se ha visto dañada por mi actitud», escribe el concejal, que argumenta que no será capaz de prevenir ni detectar las situaciones en las que esta persona puede volver a sentirse acosada por su presencia: «Lo que corresponde es que me baje yo».