El magistrado emérito del Tribunal Supremo, Joaquín Jiménez, ha reclamado hoy que el Alto Tribunal abra una investigacion para esclarecer las causas de la filtración de la sentencia del procés. Durante un acto celebrado en la Fundación Sabino Arana, Jiménez ha considerado que este tipo de filtraciones dañan la imagen del Supremo y ha apelado a que sea la propia institución la que vele por ella.

Ha lamentado que por el momento el argumento para justificar que se conociera parte de la sentencia con dos días de antelacion sea «son cosas que pasan». «No es un argumento serio».

También ha cuestionado que se considere la sentencia conocida hoy como «la más importante de la democracia». Para Jiménez, la sentencia más relevante de las cuatro décadas de democracia en nuestro país fue la relativa «al 23-F»: «Esa fue una rebelión de libro y ahí no hubo filtración», ha recordado.

Por último, ha señalado que los condenados por el Supremo no pueden esgrimir como una vulneracion de sus derechos fundamentales la filtración de la sentencia. Ha asegurado que lo que se ha vulnerado es su derecho a «no enterarse a través de los medios de comunicación, una vulneración, sí, pero no de derechos fundamentales».