Política

El Barcelona-Real Madrid aplazado por las protestas se jugará el 18 de diciembre

Simpatizantes independentistas en el Nou Camp.

Simpatizantes independentistas en el Nou Camp. EFE

El Clásico ya tiene fecha. Barcelona y Real Madrid han alcanzado un acuerdo para que el partido aplazado por las protestas independentistas se juegue el día 18 de diciembre. El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol decidió ayer aplazar el partido de Liga, fijado en principio para el sábado 26 de octubre, por miedo a que los disturbios violentos que estos días se han extendido por Cataluña afectaran a la celebración del encuentro.

El comité dio por válidas las causas de «fuerza mayor» que alega LaLiga para pedir que el partido no se dispute en Barcelona en esa fecha.

Finalmente, los dos equipos han accedido a fijar el encuentro el día 18, a pesar de la oposición de Javier Tebas. El presidente de LaLiga aseguró el jueves que jugar ese día sería «imposible» por la coincidencia con las primeras rondas de la Copa del Rey.

La propuesta de LaLiga era jugar el 7 de diciembre, para lo cual sería necesario reprogramar los partidos que ambos equipos ya tienen previstos para ese día. Así, tanto el Real Madrid-Espanyol como el Barcelona-Mallorca deberían trasladarse al día 4 de diciembre.

Ambos equipos rechazan frontalmente la idea de jugar el partido el 26 de octubre pero en el Santiago Bernabéu, por entender que alteraría sobremanera el desarrollo de la competición y que generaría también problemas de seguridad: ese mismo día se enfrentan en Madrid Atlético y Athletic de Bilbao.

El Barcelona, por su parte, se negaba al cambio o al aplazamiento alegando que hace dos años, durante la jornada del referéndum ilegal del 1 de octubre, LaLiga no admitió suspender el partido que jugaba aquel día contra la Unión Deportiva Las Palmas. El club llegó a plantearse no disputar el encuentro, que finalmente se jugó a puerta cerrada.

Comentar ()