Política

El independentismo reta al TC y lleva la autodeterminación al Parlament

Torrent apela al legado de Carme Forcadell para argumentar que en el Parlament se pueden hacer "todos los debates"

logo
El independentismo reta al TC y lleva la autodeterminación al Parlament
Roger Torrent.

Roger Torrent.

Resumen:

ERC, JxCat y la CUP han conseguido pactar finalmente un texto conjunto de rechazo a la condena impuesta por el Tribunal Supremo a los líderes del 1-O. Lo hacen una semana después de la sentencia del procés y tras seis días de violentos disturbios en todas las capitales catalanas, con una resolución que reitera la reprobación al Rey y la defensa del «derecho de autodeterminación» contra los que le advirtió hace apenas doce días el Tribunal Constitucional. De aprobarse el texto en el Pleno que el Parlament, será la primera desobediencia de Roger Torrent al frente de la cámara autonómica.

El texto hecho público hoy por las tres formaciones independentistas, al que no se han sumado los comunes, como pretendía ERC, señala en su punto undécimo que el Parlament «reitera y reiterará tantas veces como quieran los diputados la reprobación a la Monarquía, la defensa del derecho de autodeterminación y la reivindicación de la soberanía del pueblo de Cataluña para decidir su futuro político».

El texto se escuda en que «ante las coacciones de los poderes del Estado para intentar limitar los temas de debate en el Parlament, no hay más opción que defender el derecho de representación política y la libertad de expresión» de los diputados, y argumenta que los temas de debate no se pueden limitar a las competencias de la Generalitat.

Para ejemplificarlo, recuerda que «otros parlamentos del Estado se posicionan constantemente sobre cuestionas su ámbito competencial, incluso pidiendo la intervención de las instituciones catalanas, sin que esto sea objeto de impugnación» por parte del Gobierno. Y añaden de nuevo su rechazo a la sentencia del Supremo, de la que aseguran limita derechos fundamentales además de suponer una condena injusta para los líderes independentistas.

La Mesa del Parlament ha acordado aceptar a trámite la propuesta de resolución con los votos de JxCat y ERC, con mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara, tras lo cual el gabinete de Torrent ha emitido un comunicado en el que justifica la decisión porque «la Mesa no se puede convertir en un órgano censor».

«Con la presidenta Forcadell se permitieron todos los debates y con el president Torrent ahora tampoco se limitará el derecho a la representación política y la libertad de expresión de los diputados de la cámara» añade el comunicado, en el que se advierte además de que el hecho de que «el Gobierno de Pedro Sánchez quiera coartar el debate debe preocupar a todos los demócratas».

Primer acuerdo tras la sentencia

El texto supone la primera iniciativa conjunta que los partidos independentistas han conseguido acordar en los últimos meses pese a las llamadas a la unidad ante la sentencia del procés. Un acuerdo que pone en cuestión la cuidada estrategia de Esquerra para preservar al presidente del parlament, Roger Torrent, de riesgos penales por su actuación al frente de la Cámara.

Se impone así, aparentemente, la voluntad de Quim Torra, que en el pleno anterior a la publicación de la sentencia ya anunció su intención de que fuera en el Parlament donde se articulara la respuesta a la sentencia. Y cuando eso se hizo inviable, planteó ante la cámara en el pleno del pasado jueves volver a recurrir a un referéndum unilateral, ante la sorpresa y enfado de sus socios de ERC y JxCat.

Torra aseguró entonces que «si por poner las urnas les han condenado a 100 años, volveremos a poner las urnas», manteniendo el discurso adoptado por el independentismo de reivindicar, «ejerciéndolos, los derechos negados» bajo el lema de «lo volveremos a hacer» acuñado por Jordi Cuixart. En esta misma línea argumental se inscribe la propuesta de resolución acordada ahora por JxCat, ERC y la CUP, que colocará en la diana de la justica a Roger Torrent.