Política

El independentismo pierde la mitad de su fuerza en la calle en mes y medio

La capacidad de convocatoria del movimiento soberanista ha perdido fuelle en la movilización de este sábado, cuando ha logrado convocar a 175.000 manifestantes menos que hace una semana y 250.000 menos que en la última Diada

Miles de personas se manifiestan en Barcelona contra la sentencia del procés

Tras una semana de fuertes disturbios y violencia extendida por lo largo y ancho de la geografía catalana -con el foco puesto especialmente en Barcelona- el independentismo ha vuelto a salir a la calle este sábado poniendo el acento «pacífico» del movimiento soberanista en una concentración con la ciudad condal como telón de fondo convocada para este sábado por la ANC y Òmnium.

Desde las 17:00 horas de esta tarde, miles de personas se agolpaban en la calle Marina de Barcelona en un ambiente festivo con centenares de esteladas y pancartas con eslóganes como «basta de represión» o «Spain, sit and talk». El llamamiento de las entidades soberanistas ha sido secundado por unas 350.000 personas -según cifras de la Guardia Urbana- una cifra mayúscula que, sin embargo, refleja una desmoralizadora realidad: el movimiento independentista se desinfla.

La manifestación de este sábado ha servido de contrapunto a las denominadas ‘Marchas por la Libertad’ que confluyeron hace una semana en Barcelona y que se vieron empañadas por los disturbios en las movilizaciones de los radicales de los CDR. Sea como fuere, el 18 de octubre 525.000 personas secundaron la protesta nacionalista, 175.000 almas más que este sábado.

El declive es mucho más pesimista si nos remontamos a las cifras recabadas por la Guardia Urbana el pasado 11 de septiembre, durante la última celebración de la Diada, antes del impacto, cabe reseñar, de la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del proceso catalán condenados. Entonces, nada menos que 600.000 personas salieron a la calle para reivindicar, una vez más, la independencia.

Todos estos números quedan, aún así, muy por debajo de la suma que logró reunir el soberanismo el 11 de noviembre de 2017 para protestar contra el encarcelamiento de los dirigentes nacionalistas: 750.000 personas.

La anunciada presencia del presidente de la Generalitat, Quim Torra, tampoco ha evitado la sangría de asistentes, quien ha aprovechado su llegada a la concentración para lanzar una amenaza: «Iremos tan lejos como el pueblo de Cataluña quiera». La manifestación pacífica de hoy, y como ocurriera en anteriores actos, es susceptible también de quedar emborronada por la acción de radicales.

De hecho, a partir de las 19:30 los CDR han lanzado una convocatoria para acudir de nuevo a la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Via Laietana, el mismo escenario donde se vivió una violenta batalla campal el pasado viernes, cuando varios policías resultaron heridos de gravedad por las agresiones de los radicales. Uno de ellos sigue en la UCI.

Las cifras conseguidas este sábado por el independentismo tratarán de hacer sombra a las del constitucionalismo, que se manifestará mañana también en Barcelona en el marco de una concentración convocada por Societat Civil Catalana que contará con representantes de PSC, Cs y PP, si bien se ha deslizado un veto a la asistencia de Vox.

Comentar ()