El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, protagoniza la polémica del domingo tras una entrevista con el diario La Razón en la que compara la violencia de las últimas semanas en Cataluña con la sufrida en el pasado en el País Vasco.

«Sabíamos que iba a haber violencia. Pero todos los operativos han dicho que hubo una violencia de mucho mayor impacto que la del País Vasco, por ejemplo. No se habían enfrentado nunca a una violencia de esa naturaleza por cómo buscaban el cara a cara, además de los medios que utilizaron. Ahora bien, que nos sorprendiera no quiere decir que no se previera adecuadamente y se respondiera como tenía que hacerse», ha respondido Marlaska, preguntado por si faltó previsión sobre los disturbios que podían estallar en Cataluña tras la sentencia del procès.

El consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha pedido a Marlaska que rectifique sus palabras y ha dicho que «comparar la situación de Cataluña con el País Vasco es imprudente».

A su llegada a la manifestación constitucionalista convocada por Sociedad Civil en Barcelona, el líder del PSC Miquel Iceta también ha querido matizar las palabras del ministro del Interior, asegurando que se refería al combate cuerpo a cuerpo entre manifestantes y policías, y subrayando que la violencia en el País Vasco fue mucho más alta y provocó más de 800 muertos por parte de la banda terrorista ETA.