España | País Vasco | Política

Crisis del coronavirus: últimas noticias

Dos personas salen del Hospital de Torrejón. EFE

Hacía poco más de tres años que abandonó la cárcel. El pasado mes de mayo se presentó a las elecciones y obtuvo el acta de concejal en su pueblo, Legutiano (Álava). El pasado en ETA de Iñaki López de Bergara no pareció ser impedimento para incluirlo en las listas de EH Bildu al ayuntamiento de uno de los municipios donde ETA atentó con mayor virulencia. Lo hizo con una furgoneta bomba colocada contra una casa cuartel de la Guardia Civil, provocando la muerte del agente, Juan Manuel Piñuel. La izquierda abertzale logró hacerse con la alcaldía y el Gobierno del consistorio, en los primeros cuatro meses el cargo lo ocupó César Fernández de Gamarra, hasta que esgrimió «motivos personales» para abandonarlo y ceder el paso, provisionalmente, a su teniente alcalde, López de Bergara.

Desde hace poco más de una semana, Legutiano tiene de modo provisional, hasta que se oficializara su designación en el próximo pleno, a un ex preso de ETA que abandonó la cárcel en julio de 2016 como alcalde. López de Bergara fue condenado por liderar el aparato de captación y formación de militantes para la banda.

Ahora, la presión y denuncia ejercida por diversos colectivos de víctimas y por el PP parecen haber hecho efecto. La izquierda abertzale ha anunciado que renuncia a designar a López de Bergara como su candidato a la alcaldía de Legutiano y que en su lugar nombrará otro candidato, Jon Zuazo. De 54 años, este artesano de profesión es uno de los cinco concejales que Bildu tiene en esta localidad, en la que el PNV ostenta tres escaños y el PSE uno.

Recientemente fueron detenidas dos personas por presuntos delitos de humillación a las víctimas por atacar hasta en una decena de ocasiones el lugar donde anualmente se recordaba al guardia civil Juan Manuel Piñuel, quien murió después de que ETA dejará estacionada de madrugada una furgoneta bomba a las puertas del cuartel, que él vigilaba a esa hora. La potencia de la explosión provocó daños tan importantes en la infraestructura del cuartel que tuvo que ser demolido.  

La operación se inició en febrero de 2017 cuando los investigadores comenzaron a constatar que varios desconocidos procedían de modo sistemático a retirar los elementos en recuerdo del agente fallecido en el atentado que ETA llevó a cabo el 14 de mayo de 2008 contra la casa cuartel de la localidad alavesa. Las detenciones se llevaron a cabo en Bilbao y en Legutiano a cargo del Servicio de Información de la Benemérita y en coordinación del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.

El atentado contra la casa cuartel de este municipio alavés fue obra del ‘comando Vizcaya’. El miembro de ETA, Arkaitz Goikoetxea, fue condenado a 515 años de prisión como autor del mismo. Los hechos ocurrieron a las 2.55 horas de la madrugada del 14 de mayo de 2008, cuando un miembro de la banda condujo una furgoneta bomba, cargada con entre 150 y 200 kilos de explosivo, y la estacionó con las luces encendidas ante la carretera que discurría por delante del cuartel. Tras bajarse se subió al coche que conducía su compañero de comando, identificado como Goikoetxea, en el que ambos huyeron. Poco después, la furgoneta explotó y provocó la muerte del sargento Piñuel, que se encontraba en el edificio de vigilancia. La explosión provocó heridas a otras 27 personas.

Comentar ()