Política

El programa del PSOE renuncia a limitar los alquileres y subir impuestos a los ricos

Sánchez deja sin concretar sus promesas, se aleja de Podemos y presenta medidas aceptables por Ciudadanos

logo
El programa del PSOE renuncia a limitar los alquileres y subir impuestos a los ricos

Pedro Sánchez, este martes en Palencia. EFE

Resumen:

El programa electoral del PSOE modera sus posiciones y presenta una batería de medidas que se alejan de las posiciones acordadas con Podemos en los Presupuestos Generales del Estado para convertirse en una serie de compromisos aceptables por otras fuerzas políticas del centro-derecha como Ciudadanos o el PNV. Pedro Sánchez se libera así de compromisos concretos y deja margen para que esas promesas se materialicen a través de distintas fórmulas.

Medidas como limitar el precio de los alquileres, subir los impuestos a los ricos, hablar de la plurinacionalidad de España o de avanzar en el federalismo se quedan en el cajón. El programa sí recoge las cuestiones de identidad progresista, como la «fiscalidad justa» o la lucha contra el cambio climático, pero el nivel de inconcreción e indefinición es tan elevado que permite su adaptación a cualquier tipo de situaciones.

«Para llevar a cabo todas las medidas anteriormente propuestas, se requiere un mayor volumen de recursos públicos, que deben proceder, en primer lugar, de la máxima eficacia en el gasto público, de acuerdo con las indicaciones de la AIREF, sin comportar aumento ni del déficit ni de la deuda pública. A ello hay que añadir una mayor justicia fiscal, sin la cual no podremos conseguir mayor justicia social; quienes más capacidad económica tienen deberán contribuir en mayor medida a la garantía de los derechos sociales, lo que supone a su vez una mayor garantía de estabilidad y de prosperidad económica para toda la ciudadanía», explica el programa económico.

«Esta mayor progresividad fiscal, que nos permitirá converger hacia los parámetros de los países de nuestro entorno, será una prioridad para el Gobierno, incluyendo el refuerzo en la lucha contra el fraude, la evasión y la elusión fiscal. La reforma de la fiscalidad permitirá superar en España la anomalía de la escasa tributación de las grandes corporaciones, así como del sector financiero y de las grandes empresas tecnológicas, y la insuficiente e ineficaz fiscalidad ambiental, para alinearnos con las medidas ya adoptadas o en trance de adoptarse en el ámbito de los países de la OCDE; pero no conllevará ningún perjuicio para las familias de ingresos medios y bajos, y permitirá reducir la carga fiscal de las pymes», asegura.

Sánchez, que no hizo público el nombre de los beneficiarios de la amnistía fiscal, como prometió en la oposición, ahora se compromete a incluir en la lista de morosos con el Estado a los que deban un mínimo de 600.000 euros.

Como anunció en un mitin en precampaña, los socialistas se comprometen a actualizar en diciembre las pensiones del ejercicio 2020 según el IPC y a seguir aumentando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta el 60% del salario medio a final de la próxima legislatura (unos 1.200 euros), así como a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral.

También promete subir un 2% en 2020 el salario de los empleados públicos y cumplir el acuerdo firmado por el Gobierno y los sindicatos y asociaciones profesionales de la Policía y la Guardia Civil para alcanzar la equiparación salarial con los cuerpos autonómicos.

El programa electoral del PSOE recoge también  la promesa de prohibir la exaltación y el enaltecimiento del franquismo en lugares de acceso público, además de la retirada de las condecoraciones vinculadas a actuaciones durante la dictadura.

El PSOE recupera también la promesa de denunciar los acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979, que dan continuidad al Concordato de 1953, en cumplimiento del precepto constitucional que establece la aconfesionalidad del Estado y la libertad religiosa.

Descarta la coalición

El programa electoral del PSOE coincide con unas declaraciones del secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, que retoma la idea de formar un Gobierno socialista que gobierne con apoyos parlamentarios de geometría variable.

Al valorar este martes los resultados del CIS, Ábalos ha explicado que el PSOE aspira a llegar a acuerdos de legislatura con distintos grupos «en función de lo que haya que acordar», dado que «la mayoría absoluta queda lejos».

«Lo que tenemos que hacer no es tanto coaligarnos, como intentar llegar a acuerdos de legislatura», ha asegurado en declaraciones en Ferraz. El dirigente socialista ha explicado que para acordar medidas de corte progresista «el PSOE se dirigirá a aquellos con los que coincide» . Y si es en defensa de la Constitución «también sabemos quien está en esa posición. No hay otra manera de conseguir estabilidad». «El no se plantea ningún tipo de pacto que impida nuestra forma de entender la política del país», ha puntualizado.