Fue durante año y medio director general de la Policía y la Guardia Civil en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, quien posteriormente le confió la Secretaría de Estado de Turismo antes de volver a su puesto de jefe del Servicio de Gestión Tributaria del Ayuntamiento de Calviá (Mallorca). Enrolado ahora en Ciudadanos, cuya candidatura por Baleares encabeza para las elecciones generales del próximo 10-N, Joan Mesquida (Felanitx, Islas Baleares, 1962) se muestra hoy muy crítico con la gestión que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez está haciendo de la crisis en Cataluña.

En opinión de Mesquida, portavoz adjunto en el Congreso, «se dan las condiciones» ya para aplicar el artículo 155 ante la actitud de Quim Torra y la gravedad de los disturbios callejeros, al tiempo que defiende el ejercicio de «coherencia» realizado por su formación tras los comicios del 28 de abril. El diputado no tiene dudas de que, sea cual sea el resultado que su partido obtenga dentro de dos domingos, el liderazgo de Albert Rivera estará fuera de toda duda.

Pregunta.-La gravedad de los disturbios, el intento de bloqueo casi a diario de infraestructuras críticas desde que se conoció la sentencia del procés y que no haya una condena expresa de la violencia por parte del Gobierno de Torra, ¿justificarían ya la aplicación del artículo 155 en Cataluña?
Respuesta.-Yo creo que se dan las condiciones para aplicar el 155. El presidente de la Generalitat no está ejerciendo las importantes competencias que le atribuye la Constitución española y se dedica a ser un activista más del procés cortando carreteras. Ahora mismo tenemos una situación kafkiana: el primer representante del Estado español en Cataluña está ejerciendo su función para destruir al propio Estado.

Pedro Sánchez no quiere soliviantar a los independentistas por puro cálculo electoral»

P.-¿A qué atribuye que Pedro Sánchez no haya adoptado todavía ninguna medida excepcional, como la activación de la Ley de Seguridad Nacional?
R.-Por puro cálculo electoral. Una actuación de firmeza en Cataluña igual le podría restar algunos votos al PSC, al PSOE de Baleares y de Valencia y se enemistaría con el PNV y con los independentistas catalanes, a los que les debe la Presidencia del Gobierno.

P.-¿Descarta que Pedro Sánchez tome alguna medida antes del 10-N?
R.-Desde Ciudadanos le estamos pidiendo que actúe ya. El independentismo radical no puede tener secuestrados los derechos y libertades de los ciudadanos en Cataluña. Algo tan básico como es ir a trabajar o llevar a los niños al colegio se convierte o en una odisea o en algo absolutamente imposible por los cortes que realizan y la violencia que aplican los CDR.

P.-¿Qué tendría que hacer Pedro Sánchez para evitar esta situación? ¿Directamente pedir autorización al Senado para aplicar el 155?
R.-Lo que hay que hacer es cesar a Torra. No podemos tener un presidente que anima a los radicales a apretar y que ha mantenido contactos con un comando que tenía explosivos, como se desprende de algunas informaciones que han trascendido. Esta situación no puede seguir un día más.

P.-Al margen de la aplicación o no del artículo 155, ¿usted ve motivos para que la Fiscalía actúe ya contra Torra?
R.-Yo quiero dejar a la Fiscalía que actúe en función de la investigación policial que está llevando a cabo la Guardia Civil. Se ha puesto de manifiesto que pudo haber contactos con los CDR detenidos, a los que presuntamente se les imputará pertenencia a banda armada. Si se confirman estos contactos, no tengo dudas de que la Fiscalía actuará.

P.-Como ex director general de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, ¿cómo valora el operativo policial que ha diseñado el Ministerio del Interior para Cataluña?
R.-De entrada hay que decir que el ministro Marlaska disponía de los informes de los servicios de Información de la Policía, la Guardia Civil y el CNI en los que se decía que estaban planificando cortes de carreteras, vías de tren, bloqueo de infraestructuras… Y que pretendían sembrar el caos en Cataluña, incluso utilizando tácticas de guerrilla urbana. Todo esto se tenía. Vimos en los días siguientes a la sentencia que todos los objetivos que se plantearon los radicales independentistas lo consiguieron, por tanto ha habido mala planificación. Y también mala ejecución, porque había una falta de efectivos y de material. Veíamos a policías recogiendo las pelotas de goma del suelo para volver a utilizarlas. No sé por qué no salieron los GRS de la Guardia Civil en apoyo de sus compañeros en Barcelona o por qué no se utilizó el vehículo que lanza agua en este tipo de disturbios.

Hay que cesar a Torra ya. Ir a trabajar o llevar a los niños al colegio en Cataluña es una odisea”

P.-¿Por qué cree que se ha ordenado actuar de esa manera si se disponía de información previa que anticipaba lo que podía ocurrir?
R.-Se quiere dar la imagen de que no hay que molestar a los independentistas. Una actuación de firmeza policial para restaurar la normalidad, que evidentemente era la que se requería, no se aplicó para no soliviantar a los independentistas y por puro cálculo electoral.

P.-¿Sugiere que no ha habido órdenes para que la Policía actuara con más contundencia por si Pedro Sánchez necesita apoyarse en grupos independentistas tras el 10-N?
R.-Yo creo que hay una estrategia electoral en la planificación y ejecución de la respuesta a los disturbios y al independentismo radical.

P.-¿Considera que Grande-Marlaska está a la altura del reto?
R.-Es una de las mayores crisis de seguridad pública en décadas. Evidentemente el ministro Marlaska no está a la altura del cargo que ostenta. Un ministro del Interior debería haber estado desde el minuto uno en Cataluña trabajando en la coordinación sobre el terreno, apoyando con su presencia a todos los efectivos que se están jugando la vida en la calle, cenando en alguno de los cuarteles de la Guardia Civil acosados desde fuera por radicales independentistas… No ha estado a la altura. También por minimizar la situación, diciendo que se podía ir a Barcelona con total normalidad, lo cual era falso.

P.-¿Entiende que el ministro del Interior abroncara a la Guardia Civil tras el operativo que permitió detención y envío a prisión preventiva de algunos CDR radicales?
R.-Nosotros le reprochamos que abroncara a la Guardia Civil en vez de felicitarle por el éxito de la detención de CDR con explosivos. También le reprochamos que criticara el discurso del jefe de la Guardia Civil en Cataluña y le pidiera a Torra disculpas por ese discurso, que iba en línea con la defensa del estado constitucional. También le reprochamos que no estuviera en Cataluña desde el primer día. Tenemos muchos reproches, como que no esté cuando se producen los asaltos masivos en las vallas de Ceuta y Melilla dando apoyo a los guardias civiles o que él esté en un gobierno que no haya recurrido la mal llamada Ley de abusos policiales del Parlamento vasco y navarro que criminaliza a la Policía y a la Guardia Civil.

Marlaska no está a la altura del cargo. Debería haber estado desde el minuto uno sobre el terreno”

P.-¿Cree que los independentistas intentarán ocupar los colegios electorales para que no se pueda votar con normalidad en Cataluña el próximo 10 de noviembre?
R.-Estoy convencido de que la tentación la van a tener, máxime cuando hemos visto a la presidenta de la ANC diciendo que la violencia servía para visibilizar internacionalmente el conflicto. Sin duda van a tratar de alterar la jornada electoral. Otra cosa es que desde el Ministerio del Interior se tomen las medidas adecuadas para evitarlo.

P.-A diferencia de lo que ocurrió el 1-O, ¿cómo valora la actuación de los Mossos d’Esquadra?
R.-No tenemos queja de la actuación de los Mossos, sí de la dirección política. Imagínese que el presidente está barajando la posibilidad de cesar al consejo porque entiende que se actuó con más contundencia de la que Torra quería. Es muy lamentable haber visto escenas de mossos completamente desbordados, poniéndose en peligro por falta de un dispositivo policial adecuado. Eso, sin duda, obedece a instrucciones políticas.

P.-¿Cree que la Justicia belga entregará a Carles Puigdemont para que pueda ser juzgado en España por la comisión de delitos de sedición y malversación?
R.-Es muy difícil de saber. A mí me gustaría que un fugado y un reclamado por la Justicia española rindiera cuentas.

P.-Todas las encuestas, tanto la del CIS de hoy como las de institutos privados de opinión, auguran un desplome de Ciudadanos el 10-N. ¿Se equivocó su partido no facilitando la gobernabilidad de Pedro Sánchez para evitar nuevas elecciones?
R.-Nosotros no teníamos la responsabilidad. Nosotros dijimos que no haríamos presidente a Sánchez. Nos votaron 4,3 millones españoles y lo que hicimos fue cumplir nuestro compromiso. Sánchez había determinado su socio preferente, que era Podemos. En ningún momento tuvo interés en que Ciudadanos le apoyara. Evidentemente no íbamos a apoyarle gratis, en el sentido de no cumplir algunos compromisos. Lo tratamos de hacer para evitar las elecciones unos días antes de que se produjera la convocatoria y le propusimos tres requisitos: romper el gobierno independentista en Navarra, crear una mesa para analizar la posible aplicación del 155 y comprometerse a no subir impuestos a las familias y a los autónomos. Si se hubiera comprometido a estos tres aspectos nosotros nos habríamos abstenido. ¿Pero por qué no se le pidió la abstención al PP? Ellos fueron beneficiarios de la abstención del PSOE cuando gobernó Rajoy para evitar unas terceras elecciones. No se debe castigar a un partido por ejercer la coherencia, sobre todo cuando hay otra formación que en un momento determinado se benefició de la abstención y ahora podía haberse abstenido para que Pedro Sánchez fuera presidente. En cualquier caso, lo que quería Sánchez desde el primer día era repetir las elecciones.

El liderazgo de Albert Rivera no se cuestionará. Es el gran activo de Ciudadanos»

P.-Ese “ejercicio de coherencia” al que usted alude, ¿cree que lo va a entender el ciudadano el 10-N o por el contrario les va a castigar?
R.-Nos corresponde a nosotros explicarlo. Es verdad que Sánchez tiene su televisión propia, que es TVE, y todos los mecanismos comunicativos que le proporciona estar en La Moncloa. Nosotros queremos explicarle a los ciudadanos que fuimos coherentes con lo que propusimos y también para tratar de evitar una repetición electoral, pero Pedro Sánchez se negó. Él consideró desde el primer día que los españoles habían votado mal, le habían votado poco y había que repetir las elecciones para que le votaran más.

P.-Si el electorado no les respalda en las próximas elecciones generales y Ciudadanos sufre una pérdida importante de escaños, como auguran todos los sondeos, ¿Albert Rivera debía dimitir?
P.-Vamos a esperar a ver cuáles son los resultados y evidentemente cada uno tiene que tomar la decisión que crea. Albert Rivera es el gran activo de Ciudadanos y es una persona que ante cualquier adversidad no disminuye sino que crece. Ya lo ha demostrado. Ciudadanos ha tenido momentos buenos y malos. Y, como se dice, lo que no nos mata nos hace más fuertes. Siempre pensamos que las dificultades son un acicate para trabajar y esforzarnos más.

P.-O sea que, independientemente de lo que ocurra el 10-N, cree que el liderazgo de Rivera no se cuestionará…
R.-No, estoy convencido porque es el mejor líder que tiene Ciudadanos.