El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha defendido este jueves la existencia de un vaciamiento de las instituciones estatales en Cataluña, lo que ha vinculado a su exigencia de aplicar la Ley de Seguridad Nacional y el reforzamiento del Código Penal para tipificar la convocatoria de referendum ilegales y de rebelión impropia. De hecho, ha advertido que «la próxima rebelión será digital», por lo que hay que dar a los tribunales los instrumentos necesarios para combatirla.

Asimismo apuesta por reforzar la Alta Inspección educativa e impulsar la Ley Exterior para bloquear Diplocat. Quiere una Ley de símbolos que garantice la presencia de la bandera de España y de la señera en las instituciones catalanas además de una ley de lenguas que asegure el bilingüismo. En definitiva, lo que ha calificado de «plan España para Cataluña».

Una vez por semana en Cataluña

Además, se ha comprometido, para incrementar la presencia del Estado en este territorio, a acudir una vez por semana a Cataluña acompañado de alguno de sus ministros en caso de ser elegido presidente del Gobierno en las elecciones del 10-N. Tras este anuncio ha criticado que Pedro Sánchez no acudiera a la Delegación del Gobierno en Barcelona para evitar enfrentarse a la «revuelta de los radicales» y eso a pesar de ir «con armas largas como si esto fuera Medellín».

Casado ha hecho estas consideraciones durante un almuerzo informativo de Foro ABC en el que también ha explicado su proyecto, en caso de llegar a la presidencia del Gobierno, de acometer una bajada histórica fiscal que afecta a todos los tipos, tramos e impuestos con un marginal máximo de un 40 por ciento para el IRPF. A ello se une la supresión de Donaciones, sucesiones y patrimonio. Abaratar las cotizaciones sociales también forma parte de las propuestas electorales del candidato popular, que se ha comprometido a que las solicitudes de Dependencia se resuelvan el 30 días.