El bloque independentista crece en Cataluña con la concurrencia de la CUP por primera vez en unas elecciones generales. Esquerra se mantiene como primera fuerza aunque pierde dos escaños, bajando hasta los 13 diputados. Sin embargo los dos escaños de la CUP y los ocho de JxCat -uno más que en el 28A- dan al bloque independentista 23 de los 48 escaños que se reparten en Cataluña, uno más que hace seis meses. Los republicanos, además, superan a Cs en el Congreso, como ha destacado la dirección de Esquerra.

Aún así, el bloque no independentista sigue siendo mayor y supera por dos diputados a los secesionistas gracias al aguante del PSC, que mantiene sus 12 escaños, y los siete que mantiene En Comú Podem (ECP). PP y Vox ganan un escaño cada uno, mientras Cs se desploma y pierde tres, empatando los tres partidos de derecha a dos escaños.

En el Senado, los republicanos repiten victoria con diez senadores, por tres para el PSC y otros tres para JxCat, que también en la segunda cámara gana un representante a costa del partido de Oriol Junqueras.

Desplome de Cs

La caída de Cs es especialmente dramática en su comunidad de origen, donde el partido naranja queda por detrás de populares y Vox en número de votos y se ve superado también por la CUP. Los naranjas se quedan con un 5%, frente al 6% que obtienen el PP y Vox. Ciudadanos desaparece además de Tarragona, donde hace seis meses fue tercera fuerza.

Por demarcaciones, Esquerra se impone como primera fuerza en Girona, donde arrebata el primer lugar al partido de Carles Puigdemont, JxCat, una victoria importante para los republicanos. ERC se mantiene como primera fuerza también en Lleida y Tarragona, donde empatan en diputados con el PSC. Los socialistas siguen siendo la primera fuerza en Barcelona, donde se reparten 32 de los 48 escaños catalanes.

ERC, primera en retroceso

ERC no consigue, sin embargo, la soñada estocada a los neoconvergentes, que ganan un escaño a su costa respecto a los resultados del 28A. Los republicanos soñaban con que la CUP diezmara la representación de JxCat pero lo cierto es que los antisistema entran a costa de los republicanos.

Los republicanos ganaron las elecciones generales en los comicios del 28A con 15 escaños por 12 obtenidos por el PSC, aunque la distancia entre ambos partidos fue de apenas 60.000 votos. Los comunes fueron tercera fuerza, empatados a siete escaños con JxCat y Cs pasó ser quinta fuerza con cinco escaños, seguidos por PP y Vox con un único representante.

La caída de la participación en Cataluña, donde ha pasado del 77,5% de abril al 71% este 10N, ha afectado especialmente a los dos grandes partidos en Cataluña, ERC y PSC. Los republicanos han perdido casi 200.000 votos y se quedan lejos del millón obtenido en abril. Un retroceso similar sufre el PSC, para el que la caída en votos no ha tenido consecuencias en el número de escaños.

JxCat, por contra, suma apenas 15.000 votos que se han traducido en un escaño más gracias a la reducción de la participación. El segundo escaño del PP ha sido más caro, 80.000 votos que sitúan a los populares como primer partido de la derecha nacional en Cataluña, relegando a Cs a última fuerza con representación en esta comunidad.

Rufián: hemos ganado a Cs

Gabriel Rufián, cabeza de lista por ERC y vencedor en Cataluña, ha saludado los resultados de su partido destacando que Esquerra tendrá ahora más representación en el Congreso que Cs, con 13 escaños frente a los diez de los naranjas en el conjunto de España. «Por cada vez que habéis sentido rabia ante las mentiras de Arrimadas, Carrizosa, Rivera y compañía, hemos ganado a Cs, disfrutadlo» ha arengado a los escasos militantes reunidos en la Estació del Nord para seguir la noche electoral.

Una victoria simbólica a la que tanto Rufián como Pere Aragonés, líder del partido, han sumado el crecimiento del independentismo felicitando a JxCat y la CUP por su crecimiento. «Dijimos que el independentismo volvería más fuerte, y hoy tenemos el mejor resultado conjunto en unas elecciones generales, gracias al resultado de JxCat, CUP y también de Bildu y BNG».

Desde la sede del PSC, Miquel Iceta se ha felicitado por la victoria del PSOE asegurando que «trabajaremos para que Pedro Sánchez siga siendo presidente del Gobierno». Y ha destacado que «el independentismo sigue sin contar con el apoyo mayoritario en Cataluña».

Por su parte, Carles Puigdemont ha advertido desde Bruselas que España «es más inestable» tras la repetición electoral. El líder de JxCat se ha felicitado además por el crecimiento del independentismo y ha preguntado a los grandes partidos españoles si «piensan escuchar al pueblo catalán o seguir girando cada vez más a la derecha».