La ilusión por conquistar a una mujer en la red social Facebook destapó las intenciones criminales del presunto yihadista Mustafá El Filali, para el que la Fiscalía solicita 31 años de prisión por los delitos de proposición para el asesinato terrorista e integración en organización terrorista. Este lunes será juzgado por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

El Filali «planeó y decidió llevar a término un atropellamiento masivo a perpetrar en una zona céntrica, peatonal y muy concurrida de Madrid (Puerta del Sol y adyacentes, Museo del Prado, Matadero o Museo del Ferrocarril) en las Navidades de 2017-2018 con el objetivo de causar la muerte de forma indiscriminada al mayor número de personas posibles. A tal efecto, ya se había descargado los mapas de las zonas en las que planeaba atentar», según el Ministerio Público.

El hombre, sin antecedentes penales, fue detenido el 5 de diciembre de 2017 antes de poner en marcha sus planes sangrientos. Ingresó en prisión dos días después y lleva encerrado desde entonces.

El falso perfil de Amira

La Policía supo de sus intenciones porque creó el falso perfil de una joven en Facebook, Amira Chaf Chaf, a la que el presunto yihadista trató de conquistar. Tras el nombre femenino de su ‘ligue’ se encontraba realmente un agente que se ganó la confianza y el afecto del hombre que trató de convencer a la joven de que se adhiriera a Estado Islámico. Para ello, compartió con ella todo tipo de mensajes e intenciones islamistas radicales.

Según las conversaciones mantenidas con el agente bajo el nombre de Amira, El Filali «consideraba a España como enemigo del Califato universal». «Así se lo hizo saber al agente, a quien, desconociendo su verdadera identidad, el 2 de junio de 2017, a las 2.40 de la madrugada, le envió un vídeo titulado: El Estado del Islam seguirá, maravilloso donde se observaban los enemigos del Estado Islámico, entre los cuales se podía observar la bandera de España», recoge la Fiscalía en su escrito de acusación.

Su ánimo de atentar en España se vio reforzado, según el Ministerio fiscal, tras los atentados de Barcelona perpetrados el 18 de agosto de 2017.

Según los investigadores, El Filali estaba «decidido y resuelto» a pasar a la acción. Su ánimo de atentar en España se vio reforzado, según el Ministerio fiscal, tras los atentados de Barcelona perpetrados el 18 de agosto de 2017.

Siguiendo los postulados islamistas, planeó y decidió llevar a cabo el mencionado atropellamiento masivo en Madrid y para ello se hizo con mapas de las zonas donde pensó atentar.

Para «ganarse la voluntad y hacer partícipe de sus planes» a la joven con la que flirteaba en Facebook sin saber que se trataba de un policía, «le envió un vídeo en el que se podían observar imágenes de los atentados en Orlando, París y Londres, así como de numerosas ejecuciones de prisioneros efectuadas por miembros del Estado Islámico. Con ello, el acusado valoraba la adhesión de Amina a Estado Islámico», recoge el Ministerio Público. Está previsto que el juicio contra El Filali comience este lunes en la Audiencia Nacional, ante la Sección Segunda de la Audiencia Nacional.