El PSOE y ERC ya han concluido su reunión para dar una salida exitosa a la investidura, que depende de los votos de los republicanos catalanes. Antes de la reunión y en un intento de contemporizar, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, tildó a ERC -cuyos líderes están en la cárcel debido a la sentencia del procès- como «izquierda histórica».

Tal y como ha explicado Calvo, esta reunión que ha tenido lugar en el Congreso tenía el objetivo de encarar «los problemas de Cataluña y, naturalmente, de toda España» en un ambiente de guiños y complicidades insólito hace solo unos días. Durante la campaña, el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez endureció su discurso contra el independentismo y llegó a proponer incluso medidas ilegales, como traer a las cárceles españolas al fugado Carles Puigdemont.

«A partir de ahí, Constitución y diálogo para encontrar vías que permitan a Cataluña resolver una parte importante de la situación de convivencia en la que está», ha dicho Calvo de visita por Córdoba. «Todos queremos que Cataluña esté abrochada a nuestro país como una parte importante de la unidad de nuestro territorio».

A la reunión han acudido la portavoz del grupo en el Congreso Adriana Lastra, el secretario de Organización José Luis Ábalos y Salvador Illa, homólogo de Ábalos en el PSC. Por ERC Rufián (que tanto criticara a PSOE y Unidas Podemos entre abril y octubre por no ponerse de acuerdo), Marta Vilalta y Josep María Jové. Rufián es proclive al acuerdo y Vilalta y Jové son del sector duro, esto es, más reacios a facilitar el Gobierno de coalición. El encuentro ha comenzado sobre las 17 horas y ha concluido pasadas las 19.