El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) ha acordado sancionar al FC Barcelona con una multa de 1.500 euros y apercibimiento de clausura por alteración del orden del encuentro de carácter grave en el partido contra el Real Madrid.

De esta forma, Competición cumple con el artículo 101.2 del Código disciplinario de la RFEF, que señala que «se considerará infracción de carácter grave y será sancionado con multa en cuantía de hasta 3.000 euros y apercibimiento de clausura, el lanzamiento de varios balones, o de cualquier otro elemento al terreno de juego procedentes de la grada, con independencia de si el juego está o no detenido», según informa Efe.

El arbitro Alejandro Hernández Hernández reflejó en el epígrafe de público que «en el minuto 55, el encuentro estuvo detenido durante un minuto y treinta segundos debido al lanzamiento, por parte del público, de balones al terreno de juego» de color amarillo. 

El lanzamiento de balones fue una de las pocas acciones, junto al despliegue de pancartas, que realizó la plataforma Tsunami Democràtic como parte de su protesta. La propia organización radical reconoció que el amplio dispositivo de los Mossos frustró los planes iniciales, que incluía la utilización de drones.