Esta vez no ha habido brindis ni sonrisa. La imagen ha sido buscada para marcar distancia y, sobre todo, evitar reeditar la polémica surgida con una instantánea similar, con los mismos protagonsitas, el mismo contexto, pero distinto lenguaje corporal, de hace apenas una semana. La concejal del PP en el Ayuntamiento de Bilbao y presidenta del PP en Vizcaya, Raquel González, ha querido hoy dejar patente su distancia y discrepancia con la izquierda abertzale al escenificándolo en el brindis por el nuevo año que hoy ha realizado el Consistorio bilbaino.

Hace sólo unos días, con motivo de otro brindis celebrado en el Consistorio de la capital vizcaína, González compartió escena, copa de cava y felicitaciones con todos los representantes de los grupos municipales, incluida la coalición EH Bildu. La escena generó numerosas críticas en sectores afines al propio Partido Popular e incluso de colectivos cercano a las víctimas del terrorismo. Le reprochaban haber compartir un brindis, entre otros, con Jone Goirizelaia, concejal de EH Bildu y quien durante años fue abogada de presos de ETA y del entorno de la izquierda abertzale.

González, de verde, brinda durante el acto con motivo de la Navidad celebrado en el Ayuntamiento de Bilbao.
Raquel González durante el brindis con motivo de la Navidad de la semana pasada.

Hace un año el partido popular fue una de las formaciones más críticas con la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, por participar en la preparación de una cena de navidad que, a modo de reportaje periodístico, realizó un diario del Grupo Vocento. En ella se veía a la líder socialista compartiendo mesa y cocina con el líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi y con los líderes del resto de formaciones con representación parlamentaria en la Cámara vasca.

Seria y sin copa

Tras la polémica, González pidió disculpas a través de las redes sociales afirmando que no fue «una foto buscada» sino una imagen en un acto institucional y reiteró que en el PP, «no tenemos nada que hablar con Bildu» y que siempre «estaremos con las víctimas del terrorismo». La presidenta de los populares en vizcaya, hija de Guardia Civil, recibió la crítica incluso desde el seno de su propia formación. Una de las más llamativas fue la de la diputada en el congreso, la vizcaína Beatriz Fanjul, que aseguró que ella no se «hubiese hecho la fotografía».

También un grupo de simpatizantes del PP emitieron un comunicado respaldando a González y denunciando a quienes aprovecharon la circunstancia para poner en cuestión su comrpomiso con las víctimas del terrorismo.

Hoy, con motivo del último pleno del año, el alcalde del Ayuntamiento de Bilbao, Juan Maria Aburto, había convocado el tradicional brindis de fin de año con el conjunto de los partidos con presencia en el Consistorio, así como los medios de comunicaicón. González ha participado en el mismo pero evitando en todo momento no sólo situarse cerca de la portavoz de EH Bildu, -Goirizelaia-, sino incluso evitando brindar. Situada a un lado de la escena, González ha mantenido un semblante serio y los brazos recogidos para escenificar su alejamiento con EH Bildu.