El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha roto a llorar este martes una vez se ha consumado la investidura de Pedro Sánchez, que se convierte en presidente del Gobierno de España después de casi un año de bloqueo institucional, una repetición electoral y meses de negociaciones.

El recién elegido vicepresidente del Gobierno no ha podido aguantar las lágrimas cuando se ha abrazado a su compañero de partido, Pablo Echenique, entre cánticos y gritos de «¡sí se puede!».

Una vez ha salido adelante la votación, Iglesias ha entregado un ramo de flores a Aina Vidal, parlamentaria de los comunes, que padece un cáncer en estado avanzado. La diputada no pudo acudir a la votación del pasado domingo a causa de la enfermedad, y el líder de Podemos ha querido agradecerle con este gesto su esfuerzo por no faltar hoy a una cita en que la ausencia de un único escaño podía tumbar la investidura.

Pedro Sánchez ha sido elegido por 167 votos a favor (PSOE, Podemos, Compromís, Más País, PNV, Teruel Existe, Nueva Carias y BNG), 165 en contra (PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma, PRC, Coalición Canaria, JxCat y la CUP) y 18 abstenciones (ERC y EH Bildu).

Uno de los momentos más destacados de la sesión definitiva de investidura ha sido la comparecencia de Montserrat Bassa (ERC), hermana de la ex consejera Dolors Bassa en prisión por la sentencia del procés, que ha humillado a Pedro Sánchez -con el que ha pactado su abstención para posibilitar la investidura- asegurando que «me importa un comino la gobernabilidad de España».