Política

El popular Borja Sémper abandona la política

El portavoz del PP vasco comunicó hace dos semanas a Alfonso Alonso su decisión y que justificó por razones familiares y de desencanto con el actual escenario político en España. A las 12.00 horas comunicará en una comparecencia las razones de su decisión en una rueda de prensa

Hacía tiempo que no ocultaba su desencanto, con la dirección de su partido a nivel nacional y con la política en general. A ella ha dedicado gran parte de su vida, incluidos los años de juventud en los que se convirtió en objetivo de ETA y vivió escoltado. Ahora, ha decidido que ha llegado la hora de abandonarla. El portavoz del Partido Popular en el Parlamento Vasco, Borja Sémper (Irún, 1974), anunciará este mediodía en una comparecencia pública que deja la actividad a la que se ha dedicado en cuerpo y alma desde que era un adolescente.

Hace sólo ocho meses que el actual presidente del PP en Guipúzcoa, lo es desde 2009, y portavoz de la formación en el Parlamento Vasco concurrió a la alcaldía de su ciudad, San Sebastián. Lo hizo con una campaña muy personalista que ocultó las siglas del partido y apostó por su propio discurso y mensaje. A Sémper no le fue mal, los populares lograron mantener los tres concejales y certificar en la capital guipuzcoana uno de los mejores resultados electorales en un Consistorio vasco.

Sémper habría comunicado su decisión al presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, hace ya dos semanas. El anuncio se produce en un año electoral en Euskadi, una cita con las urnas a las que Sémper no quería concurrir para dejar el escaño que actualmente ocupa poco después. Por ello, ha adelantado el anuncio de su abandono.

Enfrenamiento con Álvarez de Toledo

La decisión llega en un momento delicado para el PP vasco tras meses de distanciamiento con la dirección nacional, una convención el pasado mes de septiembre que no logró cicatrizar las heridas y varias polémicas con la actual portavoz parlamentaria de la formación, Cayetana Álvarez de Toledo. Especialmente dura fue la acusación de la portavoz en el Congreso hacia el PP vasco de haber sido «connivente» y «tibio» con el nacionalismo en los años 80, una acusación que dolió en el PP vasco y que llevó a Sémper a responderle que «mientras algunos caminaban por mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida defendiendo la Constitución».

La principal causa para dar el paso ahora es de carácter familiar. Una oferta profesional, que le llevará a trasladar su residencia a Madrid, ha acelerado la decisión. Hace tiempo que Sémper no se sentía cómodo en el actual escenario político. En particular en su propio partido a nivel nacional. «A veces hay poco reconocimiento de la empresa»,dice con ironía un dirigente del PP vasco en alusión a Génova.

La sintonía con los populares vascos era plena, aseguran fuentes del PP consultadas por El Independiente, pero las diferencias con el PP de Casado se evidenciaron en las últimas semanas. Señalan que la salida de Sémper en ningún caso se puede entender como «un portazo» ya que se ha comprometido a continuar colaborando y estar «muy cerca» del partido.

Regresar a la centralidad

No fue uno de los que respaldó a Casado, como la mayoría de los dirigentes del PP vasco. Apoyó a Soraya Sáez de Santamaría. Ante la progresiva derechización del PP, Sémper apeló a la necesidad de regresar a la centralidad de los mensajes y de la defensa de la pluralidad en el PP. Defiende la necesidad de apostar por «una España plural, con diversidad de formas de entenderla y sentirla». Una pluralidad que extiende a todos los ámbitos: «El mensaje del PP debe ser que no le importa a quien rece, bese o vote el ciudadano porque todos somos iguales», ha afirmado en reiteradas ocasiones.

Defensor de un PP «humanista, liberal y moderno», ha denunciado en numerosas ocasiones que la derecha española ha dejado que la izquierda se apropie de discursos como la defensa de las mujeres, el cambio climático o la exclusión social.

Con la irrupción de Vox lamentó que el PP se dedicara más a «hablar de otros» que de lo que el partido proponía. Por ello, apeló a la necesidad de reconducir el partido hacia un discurso «para serenar la política española» y no para agitarla más.

Con esta decisión, Sémper terminará con una carrera que se remonta al año 1995, cuando dio el salto a la política como concejal del Ayuntamiento de Irún. Antes de esa etapa, el dirigente popular vasco había formado parte de Nuevas Generaciones del PP.

Duro contra el independentismo y el nacionalismo

Su trayectoria ascendente en el partido se produjo al mismo tiempo en el que la amenaza de ETA le situó entre sus objetivos. Sémper, gran orador desde la tribuna del Parlamento Vasco, ha mantenido su discurso duro contra el entorno abertzale por no haber condenado del pasado terrorista en el País Vasco. Sus discursos también se han centrado en gran medida en duros reproches al nacionalismo vasco por la imposición que considera que han representado en todos estos años para el conjunto de la sociedad vasca.

El político llevaba ya mucho tiempo valorando la posibilidad de dejar la política. Algunos compañeros, como el eurodiputado del PP Esteban González Pons, ya se han despedido de Sémper. «Querido amigo te deseo mucha suerte. Me honra haber peleado en política junto a ti, especialmente en los años de plomo. La política echará de menos tu creatividad e independencia. Eres libre, siempre lo has sido», ha escrito en su cuenta de Twitter.

Comentar ()